SITIOCERO

Victoria Uranga HarboeMalucha PintoHernán DinamarcaMauricio TolosaMariluz SotoAndres RojoCarolina CádizAlberto Fuentes CecereuRene NaranjoAlejandra YermanyPatricia MoscosoJuan RodesFesal ChaínJosé Manuel VelascoGustavo Adolfo BecerraDavid MartínezAntonieta Dayne

Comunidades, el valor de la organización social.

Carolina Cádiz Publicado: 18 mayo, 2011

Los seres humanos necesitamos vivir en comunidad, ya en la antigüedad se hablaba de estructuras ideales de sociedad, las que hasta el día de hoy son referentes para nuestra sociedad, las polis, este concepto urbano de ciudades – estado, entregaban a todos los habitantes una organización concreta y real. El concepto de ciudad – Estado, presenta una diferencia sustancial con la idea moderna de nación, para los griegos la polis no se identifica con un territorio sino con el conjunto de sus ciudadanos, por eso, aunque se hubiese perdido el territorio en alguna contienda, si el cuerpo cívico había sobrevivido y podía rehacer sus tradiciones en otro lugar, consideraban que la polis estaba a salvo.

Las agrupaciones se impregnan de necesidades y motivaciones colectivas, asignando roles y reconociendonos en otro con patrones de identificación comunitaria, creando lazos y costumbres.

Hoy hablamos de comunidades en diferentes esferas y escalas de compromiso e identificación, nacemos en una y a través de la vida vamos buscando encajar en una o varias, dependiendo de qué tipo de búsqueda estamos desarrollando. Aprendemos conductas y desafiamos constuitir y generar nuevas formas de reacción social agregando valor a lo que la comunidad logra por los esfuerzos y capacidades de cada uno de sus integrantes, la organización es el inicio de una nueva configuración de tiempo / espacio en la vida de las personas.

La comunicación moderna tiene como base las organizaciones sociales, la forma de constituirnos, comprender el mundo y adaptarnos para identificarnos entre sí. Considero tres puntos importantes a la hora de enfocarnos hacia una comunidad, las cuales son: observar, distinguir y clasificar.

Observar:
Desde pequeños crecemos haciéndonos preguntas, indagando razones e intentando dar solución a lo que vemos y no logramos entender. La necesidad de comprender es intrínseca en el ser humano, y nos ayudan a dejar la incertidumbre en los aspectos de la vida que nos motivan a crecer, en los intereses, observar es el primer paso a reconocernos y aceptarnos en comunidad.

Distinguir:
No todos poseemos las mismas herramientas de conocimiento, muchas veces, una acción significante en nuestra vida es imposible de reconocer en el momento adecuado porque estamos sujetos a la interpretación que damos según nuestras capacidades y habilidades cognitivas. Distinguir esos factores, nos ayuda a elegir y poder realizarnos en consecuencia con lo que somos.

Clasificar:
Otorgar niveles de importancia reconociendo patrones y significaciones en la comunicación nos ayudan a potenciar la conceptualización, es decir, la categorización personal de lo que nos motiva y nos ayuda a estar en comunidad.

Las necesidades personales orientan la comunicación social y la consecuencia de las conductas, lo que debemos hacer para que algo ocurra, la comunicación es inherente en las sociedades (ej: alzar la mano para pedir la palabra) todo se conjuga con las respuestas asertivas que reaccionan en la comunicación, aquella que no está solamente en lo visual, también en lo kinestésico y auditivo, en lo corporal.

Humberto Maturana,  postula que sólo en comunidades es posible la comunicación kinestésica, aquella que nos indica estados de ánimo, disposición y emociones, el resultado de la coordinación conductual (acuerdos sociales de cada comunidad) cuando efectuamos un acto que puede además, derivar en una serie de eventos y afecta a otras personas y situaciones, es decir, la causalidad de la agrupación.

Observamos, por lo tanto, que puede haber muchos significados y conceptualizaciones para comunidad, pero la problemática apunta a la aplicación de estas y a la comunicación que en ellas ocurre. Muchos problemas de las sociedades, se deben a conflictos en la aplicación de la comunicación y en el entendimiento, en no reconocer las necesidades y estrategias para resolver problemas.

En la sociedad digital se actúa de forma parecida, se debe observar, distinguir y clasificar lo que necesitamos para conformar comunidad, evaluando cómo y para qué estamos enfocando el contenido y el diálogo para asentar y fidelizar nuestra identificación y la realidad colectiva.

Bibliografía:
“Proyecto de título: Comunidad Diseño en Comunicación Visual UTEM, reflejada en una comunidad Virtual Educativa”, año 2008 – Autores: Mariluz Soto, Carolina Cádiz, Daniela Martínez, Katya Álvarez. Profesor: Carlos Rojas

www.carolinacadiz.com
En twitter @caropaz_



3227 Personas han leído este artículo

Escribe un comentario

Los campos marcados con * son requeridos