SITIOCERO

Victoria Uranga HarboeMalucha PintoHernán DinamarcaMauricio TolosaMariluz SotoAndres RojoCarolina CádizAlberto Fuentes CecereuAlejandra YermanyPatricia MoscosoJuan RodesFesal ChaínJosé Manuel VelascoGustavo Adolfo BecerraDavid MartínezAntonieta Dayne
Semana 171

El silencio (3) y su iconografía musical

Nicolás Fontaine Publicado: 29 septiembre, 2012

“Por más grandiosamente que ejecutemos un sonido, el silencio le invadirá y lo cubrirá inexorablemente. Si el silencio es retenido, el sonido debe ser constantemente renovado”. Robin Maconie 

El diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, refiriéndose al término silencio dentro de la música, nos dice que es una “falta de ruido” o “pausa musical.”  El teórico musical Edward T. Cone, distingue un elemento determinante en el silencio de la forma musical[1]. Para poder adentrarnos en este concepto de silencio en la música, tomaremos la definición de esta última. El diccionario, define música como: “el arte de combinar los sonidos de la voz humana o de los instrumentos, o de unos y otros a la vez, de suerte que produzcan deleite, conmoviendo la sensibilidad, ya sea alegre, ya tristemente.

Trataremos de descifrar cuál es esa combinación. Una máxima pitagórica nos dice: “Si se os pregunta: ¿qué es el silencio?, responded: la primera piedra del templo de la filosofía.”[2] Si aplicamos este aforismo, y además, coincidimos con Stravinsky en que la creación musical, o bien, el “fenómeno musical”, como él lo llama, es resultado de un proceso de especulación, esto es, de una especie de filosofía creativa, podremos convenir en que el silencio es el punto de partida de ese proceso.[3]

Este enunciado plantea, intrínsecamente, que el sonido es un estado preliminar, por tanto, al explicar el concepto de silencio en sentido consecuente, casi peyorativo, puesto que la descripción del diccionario denota ausencia e interrupción, el sonido, invalida al silencio como estado natural. ¿Cabría, más bien, definir el sonido, y por ende, la música como la ausencia de silencio?

Relacionándolo con las artes de la representación, si el silencio es la partida de este proceso, como dice Stravinsky, podemos entender entonces, que tiene un inicio, un desarrollo y un final, y uno podría sentirse bastante confiado, ya que en alguna medida los términos de tiempos están escritos en las partituras. Pero cuando la música es un proceso, las medidas de tiempo se vuelven menos significativas, y el proceso mismo, incluyendo la noción de “Cero Tiempo”, se podría transformar en un misterio.

Una nota musical se diferencia de otra, por la intensidad de la expresión de cada una, como también, por existir, entre ellas, el llamado silencio como pausa musical, factor que las armoniza y las hace agradable a la percepción humana. Según Michel Brenet, en su Diccionario de la Música, el silencio es interrupción de la música o del sonido. El silencio es expresado en la  partitura musical  y tiene distintos signos gráficos que representan la ausencia de sonido. Cada figura de nota tiene un silencio que le corresponde en duración.

Nombre Figura para el sonido Figura para el silencio Duración
Redonda 4 Tiempos
Blanca 2 Tiempos
Negra 11 Tiempo
Corchea 1/2 Tiempo
Semicorchea 1/4 de Tiempo
Fusa 1/8 de Tiempo1
Semifusa 1/16 de Tiempo

 

Figura Nº 1: Tabla de duración y representación gráfica en base a la negra como unidad de tiempo[4]

Si existe un arte que haya podido desarrollar el silencio, como medio expresivo y significativo, traduciéndolo en un medio o formato distinto que la ejecución de este mismo, es sin duda la música por medio de la partitura. Una especie de sintaxis, o texto “horisalizado”, “horamusicalizado”, tratando de crear una palabra que sea el símil del texto horadado de la dramaturgia. Necesita ser descifrado para ser ejecutado. Entonces, ¿Qué papel juega el silencio en el desarrollo de esta tarea?. La música revalora el modo de representación del discurso según  Bertolt Brecht[5], afirmando, en un ensayo el año 1935, que la música es la que: “hace posible algo que desde hace  tiempo se había dejado de dar por sentado a saber, el “teatro poético” [6]

Si la música, es una combinación de elementos, el texto podría ocupar el rol de uno de estos elementos, o bien utilizar las letras, o palabras como instrumentos que se combinan en el actor hablante.

Tal como lo entendemos en nuestros días, Música, en el sentido estricto del arte, se refiere a una fuerza creativa cuyo resultado final aspira a una materialización sonora., así lo afirma Stravinsky.

Muchas y muy diversas son las opiniones sobre música y silencio. Robert Maconie, en su libro The Concept of Music, nos ofrece su visión sobre la naturaleza primordial del silencio. A su juicio, éste es una condición imprescindible y esencial para el fenómeno musical. Al respecto nos señala:

“El silencio, como la Naturaleza, es incansable e invencible: por más grandiosamente que ejecutemos un sonido, el silencio le invadirá y lo cubrirá inexorablemente. Si el silencio es retenido, el sonido debe ser constantemente renovado. Pero si el sonido no tiene la posibilidad de morir, no tendríamos tampoco la posibilidad de repetirlo, o aún mejor, de reemplazarlo con otro sonido diferente. Sin el silencio, no podría haber música.” [7]

Podríamos concluir que, para la música, el silencio no es otra cosa que todo lo que ocurre entre y/o ínter, la relación de los objetos y componentes que emiten un ruido determinado. El sonido, al ser renovado constantemente, va dejando momentos, pequeños intersticios, que el silencio va poblando, el silencio conecta una nota musical con otra, nos hace concientes del sonido por ausencia y omisión, el silencio es el vaso lleno y vacío a la vez, es expansivo e infinito como el universo que habita el alma humana. 

 

[1] Edward T. Cone. The Nature of Musical Form. En:  Musical Form and Musical Performance(1968)

[2] Tejedor Campomanes Cesar: Op. Cit. p. 37

[3] Igor StravinskyPoética Musical . Acantilado Barcelona, 2006 p 49

[4] http://www.juntadeandalucia.es/averroes/iesmateoaleman/musica/lenguaje_musica3l.htm

[5] Thomson Peter y Gilendyr Sacks: Op. Cit. p. 175

[6]  Ibid., p. 174

[7] Robin Maconie. The Concept of Music  (1990)

 

Las conversaciones sobre el silencio inician con Hacia una definición del silencio (1) y  El silencio (2) como concepto filosófico

 



1799 Personas han leído este artículo