SITIOCERO

Victoria Uranga HarboeMalucha PintoHernán DinamarcaMauricio TolosaMariluz SotoAndres RojoCarolina CádizAlberto Fuentes CecereuAlejandra YermanyPatricia MoscosoJuan RodesFesal ChaínJosé Manuel VelascoGustavo Adolfo BecerraDavid MartínezAntonieta Dayne
Semana 175

Pensar, soñar, proyectar y hacer: una actitud de vida

Carolina Cádiz Publicado: 2 marzo, 2012

Vivimos en tiempos agitados, donde prima el exceso de información, la agresividad y desconfianza, tenemos pocos momentos para alzar la cabeza al cielo y preguntarnos ¿hacia dónde nos dirigimos?

Me gustaría testimoniar un proceso que viví el año recién pasado, comencé a hacer algo por aquellas cosas que siempre defendía o que rondaban en mi mente y me causaban curiosidad, dediqué menos horas a dormir para soñar despierta y proyectar lo que quería para mi vida, y no hablo de términos específicamente laborales, sino de cómo quería que me viera mi hija cuando creciera y qué quería yo para ser feliz.

Empecé a escribir, siempre tuve habilidades para conversar y dialogar, pero es diferente escribir, requieres de un orden y especificidad diferente. Comencé a plasmar mis inquietudes en ideas y comunicaciones. En mis tiempos de viaje al trabajo, en las noches luego de acostar a mi niña. Y contrariamente a lo que pudiera pensarse por la falta de tiempo, comencé a tener más energía, más alegría, y las ideas comenzaron a ser más claras pero a la vez más complejas de escribir, porque vas descubriendo cosas nuevas, experiencias tuyas y de otros que marcan tu vida, llegan más dudas y es exquisito sentir que siempre hay más.
En fin, cuando comencé a desarrollar las inquietudes que tenía en la mente, nació una nueva imagen de mí, una identidad más clara y exploradora, más atenta, encontrándole sentido a lo que hacía cada día, soñando, anhelando, creyendo en que todo cambio debe partir por la actitud de uno para proyectarla al resto. No quiero parecer pretenciosa con mis palabras, lo que intento decir, es que desear, soñar, nos hace felices, construir un camino hacia donde podemos crecer y es en ese camino donde uno va encontrado más razones para vivir. Sin duda habrá frustración, no todo lo que uno quiere se da de inmediato, pero esa búsqueda ayuda a comprender qué queremos y qué no queremos para nosotros.

Frente a esta curiosidad, pregunté en twitter:

¿Qué le gustaría tener o ha soñado con tener toda su vida? No importa cuánto cueste o qué sea… ¿Qué responderían?

Las respuestas me sorprendieron. Tenemos mejores intenciones de lo que nos quieren hacer creer en los medios. Muy pocos me contestaron con objetos o cosas materiales, todos soñaron con algo que mejora su vida, su autoestima, sus relaciones afectivas. Buscamos estabilidad y paz en la vida, tener más tiempo para dedicarle a los nuestros, capacidad de tomar decisiones de manera asertiva y con sabiduría para no herir al resto.

Es un ejercicio muy bueno parar y preguntarnos:

¿Qué nos mueve en la vida? ¿Qué cosas son las que nos hacen felices? ¿Tenemos tiempo para soñar sin límites?
¿Estamos haciendo un esfuerzo por conseguirlo, por construir, apoyarnos y amarnos?

Mientras más nos conocemos, mejor podemos comprender la realidad de otros.

Cada gesto mueve rutinas, una reflexión al día, una hora menos de sueño para pensar y concretar lo que quieres, una acción diaria, una palabra que digas y que pueda ayudar a otro.

¿Qué anhelas tú, qué quieres para tu vida?

En twitter @caropaz_



5508 Personas han leído este artículo

5 Comentarios

  1. kain ha comentado

    ME INQUIETA APRENDER A EXPRESAR MIS PENSAMIENTOS MIS PROYECTOS A CORTO O A LARGO PLAZO PERO COMO SABER CUALES SON LAS PREGUNTAS CORECTAS COMO ORGANIZO MI MENTE ? SE Q CUESTA CREERLO PERO NUCA E ENTENDIDO ESO DE ORGANIZAR SU PROPIA VIDA

  2. Pingback: Síndrome de Chandler Bing «

  3. Maricel ha comentado

    Vivimos tan apurados por sobrevivir que pocas veces nos detenemos a mirar si vamos por el camino que queremos y nos hace feliz. También hace poco empece a buscar y hacer esos cambios y lo más difícil es esperar a que esos pequeños pasos den frutos y predisposición a los pequeños fracasos que siempre saldrán, pero que con amor y sabiduría podremos superarlos. Suerte a todos los que ya iniciaron el camino.

  4. Axel Cádiz Lagos ha comentado

    Estamos totalmente de acuerdo, son palabras muy concluyentes.

    Soñar no cuesta nada, realizarlos cuesta mucho pero así se pasa la vida y lograrlos es conseguir la felicidad. Saludos sueñito mío.

Escribe un comentario

Los campos marcados con * son requeridos