SITIOCERO

Victoria Uranga HarboeMalucha PintoHernán DinamarcaMauricio TolosaMariluz SotoAndres RojoCarolina CádizAlberto Fuentes CecereuAlejandra YermanyPatricia MoscosoJuan RodesFesal ChaínJosé Manuel VelascoGustavo Adolfo BecerraDavid MartínezAntonieta Dayne
Semana 174

Scott Walker: breve revisión de su importancia

Diego Villavicencio Publicado: 17 julio, 2012

Su verdadero nombre es Noel Scott Engel, nace el 9 de enero de 1943 en Estados Unidos. Es un cantante barítono y genio de la composición musical que inicia su obra desde lo popular y liviano para más tarde adentrarse en lo académico, denso y sofisticado del arte en su profundidad maldita (relativo al concepto del poetas malditos, el cual es un movimiento literario francés del siglo XIX que busca encontrarse con la belleza de la manera más obscura posible, entre otras cosas).

En el año 1964 se reúne con los músicos John Maus y Gary Leeds para formar The Walker Brothers. Al año siguiente se trasladan a Inglaterra, allí comienza el éxito comercial de The Walker Brothers interpretando baladas pop con interesantes arreglos orquestales que, en su mayoría, pertenecían a la barrera del sonido (tipo de orquestación armónica que consiste en grabar armonías para cuerdas con un orquesta grande y a un bajo volumen, de ese modo las cuerdas no se distinguen entre sí y se consigue una homogénea mezcla de cuerdas como fondo). Dichos arreglos se tornaron más obscuros y osados que cualquier otro de la época, esto era el inicio de la obra de Scott Walker.

En el año 1968 The Walker Brothers se disuelve por la profundidad musical de Scott Walker y la liviandad de los otros dos miembros. Scott emprende su carrera en solitario con cuatro álbumes de música popular y ligera que –en su mayoría– consistía en reversionar canciones del compositor Jacques Brel, mas, nuevamente, destacándose los arreglos hermosos y osados de Engel. Luego de años de silencio en 1984, Scott Walker, lanza “Climate Of Hunter”, álbum que nos indica la profundidad musical y poética que el compositor va alcanzando, pero aun dentro de lo popular. En el año 1995 este increíble hombre desata su genialidad y nos concibe “Tilt”, una obra obscura y pesadillesca que se puede considerar una cúspide de la música electrónica, de la música contemporánea; incluyendo elementos orquestales de diversos géneros y épocas, hasta las más osadas experimentaciones de estudio. Llegando a ese nivel Scott Walker es llamado el hombre del siglo XXX por su visión maldita de la música y sus increíbles logros con ella.

Scott Walker es, finalmente, el hombre que parece darles la razón a los teóricos que postulan a la música electrónica como la nueva música académica. El concepto consiste en la despopularización y sofisticación de los géneros que nacen como populares (desde el Jazz) y que, a partir de la invención de la guitarra eléctrica en 1934, comienzan a hacer uso de la tecnología para –junto a ella– evolucionar estéticamente hasta dejar de ser una simple manifestación social-popular y convertirse en, lo que algunos llaman, el arte por el arte; es decir, el equilibrio en la pugna entre lo estético y lo conceptual en su mejor expresión. Al oír “Tilt” comprobamos estas elucubraciones: la música electrónica que nació junto a géneros populares se ha encargado de convertir a dichos géneros en un arte docto y, si se quiere, académico.



1081 Personas han leído este artículo

Escribe un comentario

Los campos marcados con * son requeridos