SITIOCERO

Victoria Uranga HarboeMalucha PintoRebeca Araya BasualtoMauricio TolosaMariluz SotoAndres RojoCarolina CádizAlberto CecereuAlejandra YermanyPatricia MoscosoFesal ChaínMagdalena RosasJosé Manuel VelascoJuan FredesGustavo Adolfo BecerraSergio ArévaloMaría del Pilar ClementeCarolina FerreiraVerónica Grünewald

El Futuro que viviremos

Alberto Cecereu Publicado: 6 abril, 2014

Siempre me ha interesado el futuro, el cómo viviremos y nos relacionaremos en un período de treinta o cincuenta años más. En el último tiempo, he utilizado la futurología como medio para la ejecución de mis asesorías, consultorías y sobre todo coaching a personas. Soy un convencido que utilizando la futurología como medio de entrenamiento, podemos enfrentar los desafíos presentes de una forma mucho más eficiente.

Pues bien, en dos de mis artículos anteriores, realicé una prospección de la capital de Chile – Santiago 2032 – y otro sobre el desarrollo filosófico extraterrestre – en Reflexiones desde la Luna -. Quiero aclarar que estos no son puramente ficción, sino un intento para dibujar las proyecciones que hemos podido realizar. Es por esto mismo que a través de un método racional, lógico y también creativo, hemos podido establecer ciertas ideas concretas de la realidad que viviremos en el futuro próximo. A partir de acá, es que me rehusé a dejar guardado en un cajón, sino publicarlas, con el objetivo de enfrentar los retos de nuestra civilización, y también, porqué no, para que me cobren palabra.

En consecuencia, estos serán diez realidades que viviremos tanto nosotros, como también dos generaciones hacia delante:

1. La nanotecnología y manipulación genética: Las revoluciones en el campo de las comunicaciones y la medicina será sorprendente. Hacia 2030 nuestro cerebro estará integrado con dispositivos de comunicación, Internet y bibliotecas de información. Ya no será necesario aprender conocimientos, ya que los descargaremos desde nuestro propio cerebro.

En los mismos años, la donación de órganos será desplazado por un sistema de provisión biotecnológica, el mismo que permitirá que glóbulos robóticos curen en tan solo horas la diabetes de una persona.

Hacia 2040 el cuerpo humano podrá ser reprogramado, corregido y sanado a través de terapias génicas. La esperanza de vida sufrirá de un gran salto: 100 años. Esto obligará a la revolución de las industrias médicas, farmacéuticas  y seguros. Las primeras se transformarán en proveer información y detectar anomalías, las segundas, en productos solamente biotecnológicos, y las terceras tendrán que transformarse en sistemas de financiamiento, de lo contrario morirán.

2. Computadores más útiles que seres humanos: En menos de veinte años el celular o el computador, estarán integrados a los nanorobots internos, siendo extensiones tanto de tu mente como de tu cuerpo. Por eso, es que se adelantarán a tus deseos, pidiendo la cena para la noche a un eficiente delivery entregado por robots, modificando tu agenda personal de reuniones, mandando y respondiendo mails, además de priorizar tareas diarias. Hacia 2040, los computadores serán tan útiles, que crearemos clones virtuales que podrán hacer a nombre nuestro, mejores tareas operativas o laborales.

3. Las ciudades verticales: En 2030 el crecimiento urbano  tendrá un giro fenomenal. Urbes verticales, interconectadas y autosustentables, permitirán soportar una población que se multiplica con rapidez (9.000 millones en esos años). Hacia 2050 veremos las primeras ciudades verticales y subterráneas en sectores que hoy pensábamos remotos o imposibles, sin destruir el ecosistema (selvas, acantilados, desiertos e islas deshabitadas).

4. La Luna y el espacio: En 2050 la sociedad humana colonizará la Luna mediante misiones científicas y de terraformación. Veinte años después, veremos nacer los primeros humanos en la Luna, construyendo sociedades complejas y autónomas. Será una experiencia fructífera y exitosa, constituyendo un salto evolutivo de proporciones que permitirá que hacia fines del siglo se colonice Marte y se emprendan los primeros viajes a larga distancia a través del espacio. Ah, un detalle, todas estas iniciativas serán ejecutadas por consorcios privados.

5. El fin del Estado: La estructura de poder como hoy la conocemos llegará a su fin. Hacia 2050 los Estados – Nación  se desintegrarán, para la promoción de comunidades locales, cantones autónomos y distritos civiles,  asociados en Gobiernos federados y Comisiones continentales. Este fenómeno la conoceremos como la de “Descentralización acelerada”, para dar paso a un nuevo tipo de organización civil, pero al mismo tiempo una nueva burocracia, el fortalecimiento de los órganos continentales y mundiales.

6. Fin del problema del Agua y el auge del “gerenciamiento climático”: Entre 2020 y 2030 viviremos conflictos bélicos, guerras civiles y crisis internacionales por una escasez de agua que se volverá desastrosa. Sin embargo, la humanidad encontrará la solución: boom de la industria desalinizadora del mar y el reciclaje de aguas sucias para efectos industriales y energéticos.  A su vez, hacia 2050 se crearán robots y software que permitirán intervenir el clima y programar funciones determinadas para las necesidades del ecosistema y la sociedad.

7. La personalización del mercado: A través de la nanotecnología incrustada en nuestros cerebros, el reconocimiento facial y el reconocimiento ocular, el mercado ofrecerá productos y publicidad personalizados en tu hogar o en una tienda. Imagínate recorriendo el supermercado y que te vaya apareciendo ofertas de productos según tu perfil. Esto pasará en 2040.

8. La integración de la Televisión a la realidad: Ya nos hemos acostumbrados a no tener cajas negras como televisiones para actualmente tener los paneles planos, pero esperen, vayámonos acostumbrando que las televisiones como aparatos dejarán de existir. Estas serán integradas a sistemas holográficos de realidad virtual, lo que permitirá además conectarse a puentes de comunicación globales, o porqué no ingresar a una película y ser protagonista. Esto será más pronto de lo que creemos: en 16 años más.

9. Cocina molecular y popular: Si creías que el futuro de un país era transformarse en potencia alimentaria a través de la agricultura estás equivocado. El futuro de la alimentación y nutrición mundial será la confección de alimentos pequeños, con alto valor nutricional y de fácil comercialización. Una pequeña barra de dos dólares que te surtirá de vitaminas, proteínas y carbohidratos de bajo índice glicémico, con sabor a estofado francés. Hacia 2025, emergerán países innovadores del área que permitirán forjar una nueva tendencia en la industria alimentaria.

10. La revolución educativa: Las escuelas, Universidades y los procesos de enseñanza serán completamente distintos de cómo los conocemos hoy. La enseñanza será transdisciplinaria y transhumanista. Las asignaturas o ramos que conocemos hoy serán reemplazados por Módulos de conocimiento didáctico. Hacia el 2040 las Escuelas como las conocemos hoy dejarán de existir, para ser Centros de Acción Educativa con apertura los 365 días del año. Los niños podrán asistir a más de un centro, avanzar de manera personalizada en los procesos de aprendizaje, ya que el currículum será flexible, y girará en tres ejes: Movimiento (Deporte, Arte, Música, Danza), Ética (Sociedad, Historia, Moral), Mundo (Matemática, Letras, Ciencias).

La enseñanza secundaria, al contrario de la primaria, será altamente tecnológica, con currículums flexibles, puertas de salida diversos (Técnicos, Artísticos, Universitarios, Emprendedores, etc.) y tendrá cuatro ejes curriculares: Origen (Escritura, Método Científico, Matemática, Lógica), Manifestación (Robótica y Tecnología),  Movimiento (Deporte, Arte, Música, Danza, Teatro, Campo), Síntesis (Pensamiento, Creatividad e Innovación).

El mundo va directo hacia estas diez tendencias que hemos enumerado y explicado de manera sintética. No hay juicio de valor ni análisis de cada una de ellas en el sentido de la valorización, sin embargo son un desafío que nos cambiará la vida. Sin embargo no nos daremos cuenta, ya que la aceleración exponencial de la tecnología y el mundo está interconectada a la realidad actual. Como dijo Lincoln Steffens; “He visto el futuro, y funciona”.

Continua esta serie leyendo “La sociedad del futuro”

5459 Personas han leído este artículo


9 Comentarios

  1. Abraham ha comentado

    Hola, gratamente sorprendido por el artículo y tmbn por el comentario de urzula paredes. Creo q es un tema muy interesante y preocupante a la vez. Mil saludos!

  2. Gustavo Jimenez Lagos ha comentado

    Gracias Alberto

    Todo ello me sorprende gratamente y de alguna manera tendra imprevisibles consecuencias que ya estamos viendo-

    Saludos
    Gustavo J-L.

  3. Pingback: La sociedad del futuro | SITIOCERO

  4. Pingback: “Sight” más real que ficción | Alberto Fuentes Cecereu

  5. Gustavo Jimenez Lagos ha comentado

    Gracias Alberto

    Encontre revelador la presentacion sobre educacion. Imaginar y proponer algo distinto a lo habuitaul es raro y dificil

    Gustavo J-L

  6. Urzula Paredes ha comentado

    Lincoln Steffens; “He visto el futuro, y funciona”

    Esto me ha aterrorizado, no por simple miedo a lo nuevo o al cambio, sino porque del momento en que nuestro cerebro sea intervenido con dispositivos y la tecnología dirija nuestra conciencia, dejaremos de ser una especie viva que reflexiona. Si bien hoy identificamos prácticas manipuladoras, todavía podemos decidir ser libres para elegir, para crear, para experienciar lo espiritual, lo sublime y todo lo humano. Por mucho que hoy cuestionemos la vida y/o la existencia y lo que llamamos realidad, finalmente éstas terminarían siendo abrasadas por el dios tecnología.

    El poder o dominio estaría en manos de un conglomerado pequeño, el capital ya no sería motor y sí el dios tecnología, ¿tecnología para qué? Tecnología por tecnología, para colonizar otros espacios y planetas so pretexto de la supervivencia de la especie humana para, curiosamente desembocar en el exterminio de lo humano y dar origen a una especie autómata, dirigida por un conglomerado que poco y nada tendría de humano.

    ¿Qué pasaría con la ética, la moral, los grandes valores humanos? Así como estos han ido evolucionando a lo largo de la historia, es fácil imaginar que se inaugurarían nuevas declaraciones al respecto, lo que sería inoculado en los cerebros. Filósofos de verdad no podrían existir, a no ser que sean funcionales al sistema, lo mismo ocurriría con los verdaderos artistas.

    No me cabe duda que la pobreza desaparecería, ya sea por exterminio disfrazado o porque grandes recursos invertidos lograrían darle fin. La única esperanza podrían representarla las comunidades pequeñas y cerradas, que logren sobrevivir conservando la memoria de lo que fuimos y manteniendo rituales e íconos, dando origen tal vez a una especie de religión o movimiento subversivo, que sin duda estaría en tremenda desventaja. Sería una nueva era, la nueva guerra entre un gigante Goliat y un pequeño David.

    Interesante lectura que espero tenga poco reflejo en lo que realmente vaya a ocurrir. En mi caso ha dado lugar a una pesadilla.

Escribe un comentario

Los campos marcados con * son requeridos