SITIOCERO

Victoria Uranga HarboeMalucha PintoRebeca Araya BasualtoMauricio TolosaMariluz SotoAndres RojoCarolina CádizAlberto CecereuAlejandra YermanyPatricia MoscosoFesal ChaínMagdalena RosasJosé Manuel VelascoJuan FredesGustavo Adolfo BecerraSergio ArévaloMaría del Pilar ClementeMacarena PolancoCarolina FerreiraVerónica Grünewald

Rondalla para Ayotzinapa

Gustavo Adolfo Becerra Publicado: 7 diciembre, 2014

La Sabiduría –me dice el chamán chorotega- está
en el saber decir. El chamán de las Siete Piedras
sabe lo que dice. Ir a buscar las Palabras dondequiera
que se Encuentran y traerlas a la Mesa común,
dejarlas con delicadeza de tal manera que se hablen
entre ellas y memorizar lo que se Escucha. Brenda
escribió: “Si quieres ser águila, vuela, si quieres ser gusano,
arrástrate pero no te quejes cuando te aplasten”.
Apenas nos conocimos, nos leímos como si fuéramos
un Tratado de Sociología. Nos quisimos y des-quisimos
con la misma Ilusión. La rondalla emparentada nos unió
a la Libertad, la Música y las Tentaciones.

La Madre junta las Vocales con las cuales da de comer
a sus Hijos. El alimento es Escaso y el Agua polvorienta.
El Padre mira con desconfianza incluso a las Montañas.
Cuando nació la Escuela funcionó en los barrios
de Tixtla en 1926, porque no tenía local propio.
Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, “Raúl Isidro Burgos”
se forman maestros para primaria, educación física
y primaria intercultural bilingüe. Cuenta con un internado,
baños, comedor, cocina, dormitorios, talleres de oficios,
tierras de cultivo y crianza de distintas clases de ganado.
El perfil del egresado es un campesino preparado
para alfabetizar a sus comunidades o a otras más pobres.

“De allí deviene toda la historia. La normal surge
gracias al impulso que da José Vasconcelos
con las misiones culturales de la época”. Los Parientes
le compraron mantas, cuadernos y lápices
para que se Internara en el Conocimiento. Y hoja
tras Hoja transformó el inútil saber de los Libros
en una Experiencia liberadora de Comprensión.

Siembran maíz en tiempo de lluvias, en sequía
siembran sorgo. Congruencia ética y política. Dan clases
en lenguas náhuatl, tlapaneco, amuzgo y mixteco.
En el Mes de Noviembre siembran flores. Para que no
se enfermen los animales limpian establos y porquerizas.
Como antes los de ahora, jóvenes del siglo XXI, visten
ropas humildes. En sus propias ropas el dolor es Visible.
El dolor se acumula –me dijo un hermano peruano
una capa sobre otra y, en algún momento, se ilumina.
Cuando eso sucede el Pensamiento abre sus Alas
y comienza un Vuelo por los Siglos. Eso debe haberle
sucedido. Tenía en sus ojos una Ternura
hermosa como una Catedral.

A veces, cuando duermen, los visitan grandes luchadores
del Mundo como Salvador Allende. Cantan Venceremos
y dialogan acerca de los Procesos Sociales.
Habitan la noche que los habita y retuercen los Hilos
de sus propias Historias para re-Escribirlas
en una Hoja Limpia. Desde antes de nacer,
siempre sintieron que estaban Sitiados y aún así
los jóvenes realmente creen que sus movilizaciones
serán semillas para una nueva insurrección (y quizás
tengan razón). A ojo de buen Campesino la Tierra
de esos Alzamientos espera la Semilla con los brazos
abiertos. Hacen guardias y barren andadores.
Escuchan canciones que hablan de la libertad y se enamoran
de sus compañeras de aula. Los trabajos de Campo
en las Huertas y en los Procesos biotecnológicos esperan.

Ernesto cree en el símbolo de su escuela, la tortuga,
adoptado por el barrio de Ayotzinapa (esta palabra
viene del náhuatl ayotl, que significa tortuga). El dolor
del corazón a veces habla con la Soledad y la contamina.
En el lugar -donde nos besamos-, hay olor
a carne quemada y pólvora. La creatividad
social cuelga de los árboles como Naranjas. Y el Viento
que a veces anuncia los Cambios y Transformaciones,
sólo entibia la Casa del Activista. El Cuerpo Martirizado
es un Mensaje para los Enemigos- piensan.

En esa simpleza las hierbas no tienen sombra.
Con los monosílabos más azules se escriben
las Conversaciones más hermosas. Sólo hay que verbalizar
algunos aspectos de una Conversación iniciada
por nuestros abuelos, conversada sin Palabras
para que todo fluya como un Rìo.
Y así comienza la lluvia a caer: dando de manotazos
contra el rostro. Y de la misma manera el sol
reúne Espigas de Trigo. Y anuncia el Pan.

Desde esa región Morelos y Pavón proclamaron los Sentimientos
de la Nación, que “se aumente el jornal del pobre,
que mejore sus costumbres, alejando la ignorancia,
la rapiña y el hurto”. Años más tarde, después de Redactar
el Pliego de Peticiones, los estudiantes bloquearon
la Carretera que da a Chilpancingo. Eran muchos
ojos que brillaban en la Noche brillante de Guerrero.
Murieron en el enfrentamiento dos jóvenes: Jorge Alexis
Herrera Pino y Gabriel Echeverría de Jesús.

Obsesivamente miro el Mapa y Google Earth
y no sé dónde está Ayotzinapa. A veces pienso
que Ayotzinapa no existe. En sus aulas estudió Lucio Cabañas
Barrientos, fundador del Partido de los Pobres y Genaro Vázquez
Rojas, líder de la Asociación Cívica Nacional Revolucionaria.
Ambos, encabezaron movimientos guerrilleros
que se gestaron por matanzas de campesinos:
primero en Iguala y después en Atoyac de Álvarez.
Ambos, murieron luchando contra la inequidad.
“Desgraciados los pueblos donde la juventud
no haga temblar al mundo y los estudiantes
se mantengan sumisos ante el tirano” – decía Lucio.

Caminos de terracerías y veredas empedradas.
Ayotzinapa, cuna de la conciencia social, está en el  umbral.
Taxco es un punto clave para el Tráfico de Drogas.
Los campesinos dejaron de cultivar lo que siempre
cultivaron: maíz, melón, calabaza y maní. Ahora esperan:
¡Vivos se los llevaron y Vivos los Queremos!

VIÑETA-MexicoNuestro

 

24011 Personas han leído este artículo


3 Comentarios

  1. Patricia García ha comentado

    Gracias, es hermoso tanto que duele…

  2. Pingback: Ilustrando la emoción en México | SITIOCERO

  3. Pingback: Los 43 de Ayotzinapa iluminan las tinieblas de México | SITIOCERO

Escribe un comentario

Los campos marcados con * son requeridos