SITIOCERO

Victoria Uranga HarboeMalucha PintoRebeca Araya BasualtoMauricio TolosaMariluz SotoAndres RojoCarolina CádizAlberto CecereuAlejandra YermanyPatricia MoscosoFesal ChaínMagdalena RosasJosé Manuel VelascoJuan FredesGustavo Adolfo BecerraSergio ArévaloMaría del Pilar ClementeCarolina FerreiraVerónica Grünewald

La vida moderna

Carolina Cádiz Publicado: 28 abril, 2015

Tenía 14 años cuando llegó a Santiago desde Cunco, un pueblo cercano a Temuco. Su madre, una mujer viuda de 54 años lo envió a la casa de su tía abuela para que pudiera estudiar y trabajar en la capital con la esperanza de que conociera más cosas de las que ella podía darle en la pequeña y alejada casa en que vivían.

Terminó el colegio y se dedicó a trabajar, aprendió a hacer rejas de fierro comenzando como aprendiz en una soldaduría de calle Santa Julia, era todo un artista. Le gustaba experimentar con figuras nuevas, y se quedaba largas horas dibujando nuevos patrones y formas, todos pensaban que con ese talento algún día sería joyero.

Un día conoció a Rita, ella era mesera en el local donde iba a almorzar y compartían el mismo gusto por la música argentina. Años más tarde se casaron y tuvieron 4 hijos. No se dio cuenta cómo la vida se fue acelerando y sus sueños se fueron diluyendo. El negocio de las rejas decorativas ya no era rentable, y tuvo que buscar nuevas formas de ganarse la vida, fue así como se convirtió en soldador de una constructora, se dedicaba a sellar las vigas de los edificios.

Hoy Severino tiene 59 años, pero su aspecto es de un hombre mayor, sus anhelos de diseñar en fierro, y su infancia en los prados del sur ya eran sólo un vago recuerdo, la pesada rutina de su trabajo, las exigencias y costos de la vida moderna, y los largos trayectos de vuelta a casa habían diluido sus sueños y – junto con eso – su maravilloso talento de joyero.

Carolina en Twitter @caropaz_
Publicado originalmente aquí.

2048 Personas han leído este artículo


Escribe un comentario

Los campos marcados con * son requeridos