SITIOCERO

Victoria Uranga HarboeMalucha PintoRebeca Araya BasualtoMauricio TolosaMariluz SotoAndres RojoCarolina CádizAlberto CecereuAlejandra YermanyPatricia MoscosoFesal ChaínMagdalena RosasJosé Manuel VelascoJuan FredesGustavo Adolfo BecerraSergio ArévaloMaría del Pilar ClementeCarolina FerreiraVerónica Grünewald

Garmendia y Luksic o cómo entender las redes sociales.

Juan Fredes Publicado: 7 mayo, 2016

Cuando empiezo a escribir este artículo, el canal “HolaSoyGerman” de Youtube alcanza la cifra de 27.474.598 suscriptores. Desde el año 2011 ha subido 195 videos en esa red social, que tienen un promedio de casi 15 millones de visitas por cada uno, alcanzando la cifra de 2.500 millones de visualizaciones de todos ellos.

La semana pasada Germán Garmendia, el chileno que está detrás de “HolaSoy German”, estuvo en la Feria del Libro de Bogotá y colapsó dicho evento, cuando concurrió a firmar libros. Lo más seguro es que ni los organizadores ni la prensa se enteraron que había programado una actividad con dicho personaje ni que éste había lanzado un libro sobre su experiencia como youtuber, pero sus seguidores si lo sabían y provocaron el caos total.

Germán Garmendia tiene un perfil de seguidores muy claro: adolescentes y pre adolescentes. Yo he visto varios de sus videos y no me resultan ni atractivos ni interesantes, pero a los millones de niños y jóvenes que los ven cada semana, le suponen una sucesión de ideas fuerza potentes, graciosas y muy cercanas  a su cotidianeidad. Cada video responde a lo que los propios seguidores le solicitan. Son premiados siendo nombrados por su héroe al final del video. Por eso, cada semana, son miles los comentarios que llenan la página de Youtube.

Los ingresos por publicidad que debe recibir han de ser millonarios. Garmendia dejó Chile, donde, según propia confesión, hacía sus videos él solo. Ahora debe tener un amplio equipo de personas que trabaja para él y que le permite que desde Miami cada semana suba un nuevo video, que es esperado con ansias  por sus seguidores.

La semana recién pasada, uno de los hombres más ricos y poderosos de Chile subió un video a Youtube, para defenderse de un Diputado que lo insultó. Andrónico Luksic respondió a través de un video de varios minutos no sólo a los insultos del Diputado Gaspar Rivas, sino que a varios otros temas sobre los cuales él tiene responsabilidad o injerencia. Su motivación, según lo señala en el inicio del propio video, nace de una afirmación de su hijo “Papá, nadie te conoce”. Su argumentación en cada uno de los temas es presentarse como un ser humano, poderoso, pero igual que todos.

El ataque a Luksic por dicho video en las redes sociales fue brutal y los pocos, escasos más bien, que osaron defender la postura del empresario sufrieron casi igual tratamiento.

Carlos Peña, en su columna en El Mercurio, concluyó que Luksic cometió un craso error pues “respondió validando el mismo medio cuyo hechizo, es probable, motivó el insulto que recibió”. Peña establece que usar el lenguaje de las redes sociales para responder la agresión valida las mismas audiencias y su racionalidad (que enfatiza “ si puede llamarse racionalidad”) que motivó al diputado a insultarlo.

Es evidente que las redes sociales crean opinión pública, pero no necesariamente es “la” opinión pública. Muchas veces, estas mismas redes crean percepciones y simulacros de realidad que suelen estrellarse con lo que sucede en la cotidianeidad. No nos olvidemos que en Twitter era evidente que Marcel Claude y Franco Parisi tenían más votos que los que finalmente obtuvieron en el conteo verdadero.

No obstante ello, las redes sociales son un factor ineludible para la comunicación en las sociedades modernas. Con sus arrebatos, faltas de ponderación, sus ataques furibundos, su ausencia –lamentable- de racionalidad y buenos modales, las redes sociales son consustanciales a la vida moderna.

La clave consiste en saber entender la lógica de las redes sociales, en  establecer los parámetros y márgenes en los cuales se desarrollarán las conversaciones que se mantendrán en ellas, en las posibilidades de debatir y exponer puntos de vista, argumentos y posiciones que mejoren el conocimiento sobre temáticas y releven cuestiones que no son consideradas por los medios tradicionales, en ejercitar efectivamente la libertad de expresión.

Como corolario, hay que señalar que Luksic finalmente terminó demandando al Diputado Rivas y pidiendo su desafuero. Las razones de tal determinación, que en su video se establecía sólo como una posibilidad, se fundamentó, según el propio Luksic, en la reiteración de la ofensa por parte del diputado. No obstante, leyendo en otra perspectiva, este lunes pasado se dio a conocer una encuesta donde el 65% de los consultados, emitió favorable opinión sobre el video del empresario y seguramente aceptaron sus explicaciones.

Es claro que el video cumplió su función y YouTube fue más convincente que una larga entrevista en El Mercurio. Creó una opinión pública favorable, que avala la demanda y el desafuero del deslenguado diputado.

Al terminar de escribir este artículo, los suscriptores de “HolaSoyGerman” llegan a  27.477.171 cuentas. Y siguen aumentando.

1645 Personas han leído este artículo


3 Comentarios

  1. Pingback: Garmendia y Luksic o cómo entender las redes sociales. | SITIOCERO – O-b-s-e-r-W-e-b

  2. Francisco ha comentado

    “Pastelero a tus pasteles”, un empresario de ese nivel no tiene que andar por las redes sociales argumentando lo que hará o no y youtuber siempre necesitará de la red para seguir vijente, en ambos casos salir de tu espacio de contención solo generara desapruebo y controversia.

  3. Patricia MoscosoPatricia Moscoso ha comentado

    Hoy “Germán” también se ha convertido en fenómeno en Chile. Ayudado por los principales canales de TV que le entregaron una cuota generosa de minutos en sus noticieros centrales (También a Luksic en su momento). Y en la Feria del libro de Santiago (octubre- noviembre) . Me pregunto si los padres que estaban acompañando a los niños para conocer a su ídolo se dan cuenta de lo que él dice en sus videos. Hoy vi uno muy sexista …

Escribe un comentario

Los campos marcados con * son requeridos