SITIOCERO

Victoria Uranga HarboeMalucha PintoRebeca Araya BasualtoMauricio TolosaMariluz SotoAndres RojoCarolina CádizAlberto CecereuAlejandra YermanyPatricia MoscosoFesal ChaínMagdalena RosasJosé Manuel VelascoJuan FredesGustavo Adolfo BecerraSergio ArévaloMaría del Pilar ClementeCarolina FerreiraVerónica Grünewald

LA VIS IMAGINANDI / MONI

Gustavo Adolfo Becerra Publicado: 27 octubre, 2016

“El lenguaje cotidiano admite «estados de conciencia». Dichos estados no son pensamientos aislados, sino que se refieren a algo que todos podemos reconocer. Yo soy mi «conciencia» así como soy mi palabra”. Murdoch, Iris. La Ética y la Imaginación. Revista Internacional de Filosofía N° 60, 2013,23-25.

Frente a las formas líquidas que sugiere el Texto,
y que a veces adquiere, subjetivizo el destino
humano. En este no-Escrito nada es casualidad:
la “a” -sin ser digitada ni percutida- se baña
desnuda en el Gran Vacío de las Cosas,
antes que las Palabras se organicen. Subieron
muebles, lunas y gallinas al camión de Mudanza.
Para amarse, los enamorados (se) fueron
a vivir el Fin del Mundo. Carahue, porque no
tiene ángeles no tiene victorias y porque no
tiene victorias, es un lugar que no es.
El villorrio -cuando borracho de un Vino
amargo que mancha el alma- pierde
el camino, el viento lo encuentra y lo retorna.
A veces, no. Con la lluvia y la primavera
sucede lo mismo. No así con las des-Esperanzas,
humillaciones y derrotas. Donde nada había,
esparcieron semillas. Y levantaron su casa.
Para que algún día estuviéramos juntos
en la mesa servida, transgredieron los muros
y se jugaron la vida alimentando sueños
poco útiles. Indefensos y solos, para defendernos
de lo no-sabido, recogimos las Piedras
del Misterio. Y las acariciamos. En ese desamparo
sólo las sombras de los pasados a cuchillo
arrullan a la madre y la consuelan. En este mismo
instante, la veo entrar y salir del Aire
con sus Faldones plisados. Sonríe mientras
tiende Ropa blanca en los Alambres.
En tu Todo extendido estamos in-explicados,
llenos de Nubes, lluviosos. Y en tu Todo reducido,
adquirimos lenguaje, amores y resistencia.
Mal presagio- dice la Abuela- si escuchaste
cantar el pozo. El silencio ensordecedor arquitectiza
nuestras respiraciones y pisadas. De todas
las experiencias vividas, nada es Igualable
a ese remanso. Voluntariamente habitábamos
el Tiempo, cerrando los ojos lo deteníamos.
Aunque todos los días eran iguales, ningún día
se parecía a Otro. Mónica debería estar aquí
esta noche. Sin tener cómo ubicarla hice lo posible
para que viniera. La última vez que la vi estábamos
junto a un bote. Para que ese instante de felicidad
se extienda hasta el tiempo que viene, fotografiamos
el momento donde los corazones se iluminaron.
Efectivamente, aparecemos juntos en la foto
pero no somos nosotros los fotografiados. Tú te fuiste
pero los ríos imaginados o no, permanecieron.
Es tan sencillo todo: Mónica era una Palabra más
en la Estructura, si esa palabra viva no continúa,
habrá zonas y textos incomprensibles. Este Poema
no es más que el vano intento de intentarlo.

3740 Personas han leído este artículo


Escribe un comentario

Los campos marcados con * son requeridos