SITIOCERO

Victoria Uranga HarboeMalucha PintoRebeca Araya BasualtoMauricio TolosaMariluz SotoAndres RojoCarolina CádizAlberto CecereuAlejandra YermanyPatricia MoscosoFesal ChaínMagdalena RosasJosé Manuel VelascoJuan FredesGustavo Adolfo BecerraSergio ArévaloMaría del Pilar ClementeCarolina FerreiraVerónica Grünewald

Sharp y Errázuriz: dos caras de una misma moneda

Alberto Cecereu Publicado: 24 octubre, 2016

En 2012, un movimiento amplio de vecinos convocó a una primaria ciudadana e histórica, la cual alzó a Josefa Errázuriz y derrotó el legado pinochetista y autoritario que encarnaba Cristián Labbé. Del mismo modo, Errázuriz, encarnaba la renovación de una comuna y lo que es hoy: una comuna llena de artistas, de diversidad sexual, de emprendedores y empresarios esforzados, y no sólo un bastión de la derecha y la clase alta tradicional.

El triunfo de Errázuriz en 2012 encarnó una esperanza y un anhelo. Pero algo no sucedió, algo falló, algo anduvo mal, que no logró convocar a los mismos este domingo y que permitió el triunfo de Evelyn Matthei.

En Valparaíso, el Pacto Urbano La Matriz, decidió hace meses organizarse, convocar a una primaria ciudadana con alta participación, con el fin no sólo de alzar ese lema ya trasnochado de “derrotar el duopolio”, sino también desalojar un entramado político y de poder oscuro y nefasto para el puerto que se encarnaba desde Hernán Pinto y prosiguió con Jorge Castro. Y de ese esfuerzo ciudadano, Jorge Sharp ha ganado.

Pero a Sharp no se le eligió porque es amigo de Gabriel Boric o porque Revolución Democrática lo haya apoyado, ni menos porque es un ex dirigente estudiantil. Sino porque los porteños se cansaron de que una elite local usara a Valparaíso como centro de entretención política y dejaran un lastre de pobreza, precariedad y negocios inmobiliarios dudosos.

Errázuriz convocó una gestión desde y para los barrios. Sharp busca lo mismo. Pero son proyectos con un voto de confianza, altamente líquido y soluble.

Pepa y Jorge son dos caras de una misma moneda. Una moneda que representa cómo la ciudadanía enfadada e indignada con la elite política tradicional, quiere volver a construir comunidad en el seno del gobierno municipal. Sin embargo, es frágil como colocar un elefante en una cristalería. Cada palabra, cada acción, cada gestión de algo pequeño o grande, merma esa confianza ciudadana que les permitió reunirse y ganar sus elecciones.

Pepa perdió porque no logró convocarlos de nuevo, ya que el voto de confianza ya no era el mismo y los vecinos no acudieron a las urnas con la fuerza de antes, ya que quizás pequeños actos, pequeñas palabras, se transformaron en grandes errores que hicieron doler el alma de los vecinos.

Jorge tiene ese desafío. Seguir convocando y sobre todo, hacer una gestión de calidad y estable, que permita volver a creer que es posible construir candidaturas desde los barrios, desde la comunidad. De lo contrario, será solo una esperanza de cuatro años, como en Providencia.

1582 Personas han leído este artículo


2 Comentarios

  1. Rebeca Araya Basualto ha comentado

    Comparto y aprendo de la reflexión de Marcela, y creo como Jaime que Josefa Errazuriz perdió la alcaldía cuando dejó de escuchar a los vecinos, tomó medidas imprudentes sin considerar las implicancias de las mismas, introdujo cambios en sistemas que funcionaban bien -como en el caso de la salud- sin una evaluación adecuada del costo para los usuarios de dichos cambios y, en fin, lideró una gestión enclaustrada en camarillas y alejada del interés colectivo. Eso sin contar francas torpezas, tales como el matrimonio de su sobrino en un recinto municipal.
    No obstante lo cual, creo que Sharp debe mirar y aprender de esta gestión. Particularmente de sus errores. Conozco Valparaíso (menos que Marcela, sin duda) y me preocupa la idea de ideologizar la interpretación de este logro ciudadano en una ciudad que reclama, sobre todo, gestión competente y transparencia en las decisiones.
    Yo creo que la organización política que levantó eta candidatura, sostuvo el fastidio sin límites y la voluntad de cambio de una ciudadanía no ideologizada, que valorará menos “una propuesta de izquierda” que calles limpias, asignación de fondos a los sectores más carenciados, mejoras objetivas en la salud y educación, reducción de la violencia y delincuencia urbana.
    No es trivial que por 2 o 3 períodos los porteños hayan elegido figuras de derecha. Ni es trivial que la intencionada despolitización del debate político y la infinita precariedad de los partidos (todos) como espacio de reflexión ciudadana.
    Observo con interés la gestión de Jadue en Recoleta, que ha hecho un equilibrado balance entre logros concretos que mejoran la calidad de vida en Recoleta y una política cultural que abre espacios de reflexión colectiva desde la estética y la re-creación de espacios de convivencia común.
    El país ha sido muy dañado en estos 26 años en términos de la calidad del ejercicio ciudadano y creo que sobreinterpretar desde la ideología un logro ciudadano expone la alcaldía de Sharp a un tironeo de sobre exigencias desde la ideología que podría restar más de lo que sume a esta posibilidad de ABRIR (iniciar, partir, comenzar) un camino que muchos miramos con esperanza.

  2. Jaime Gonzalez ha comentado

    Solo destacar que Josefa no perdio ahora la elección, la perdió día a día durante su periodo, desencantando a la misma gente que quizo sacar a Labbe, facilitando espacios públicos para eventos privados, dejando que el comercio ambulante aumente cada vez más, permitio que los barrios se siguieran llenando de edificios y las calles un lugar caotico en cualquier horario. Espero que a Sharp no le suceda lo mismo, que administre con y para la gente y no para su propio beneficio. La forma de sacar a la actual administración es la misma, pero el fondo es completamente distinto

Escribe un comentario

Los campos marcados con * son requeridos