SITIOCERO

Victoria Uranga HarboeMalucha PintoRebeca Araya BasualtoMauricio TolosaMariluz SotoAndres RojoCarolina CádizAlberto CecereuAlejandra YermanyPatricia MoscosoFesal ChaínMagdalena RosasJosé Manuel VelascoJuan FredesGustavo Adolfo BecerraSergio ArévaloMaría del Pilar ClementeCarolina FerreiraVerónica Grünewald

Estereotipos, mujeres y medios: provocaciones para avanzar

Victoria Uranga Harboe Publicado: 28 noviembre, 2016

1-LAS MUJERES TENEMOS DERECHOS Aunque son muchos los años de reivindicaciones y hay avances importantes, la desigualdad en el ejercicio de derechos para la niñas y mujeres sigue siendo un hecho. Sólo hace 82 años votamos en Chile, nos pagan menos que a los hombres ante igual trabajo y aparecemos poco y mal representadas en los medios de comunicación, entre tantas otras cosas.

2-EL MACHISMO MATA Y LOS ESTEREOTIPOS TAMBIÉN El mayor riesgo de los estereotipos es que invisibiliza, sobre simplifica y nos deja “conforme” con elementos parciales de las realidades que son siempre complejas y cambiantes. Un estereotipo da cuenta de un imaginario que tienen asociado roles y que conlleva acciones. El no cuestionar los estereotipos es perpetuarlos, por lo tanto, nos hace cómplices de la violencia contra las mujeres. La estereotipación de las mujeres es una de las bases para violencias más extremas como los femicidios. Hoy en el Día Internacional contra la no violencia hacia las mujeres, imposible no recordar que cada día son asesinadas 12 mujeres en Latinoamérica por razones de género.

3-SIN MUJERES NO HAY PERIODISMO Es imprescindible redoblar esfuerzos por reconocernos, valorarnos y visibilizar nuestros aportes. Como actoras sociales, como periodistas, comunicadoras, profesionales y técnicas en los medios de comunicación y siendo usuarias de los mismos. Sabemos que no cualquier periodismo nos sirve: necesitamos prácticas periodísticas que respeten a las mujeres garantizándoles la libertad de expresión y acceso a información veraz y plural.

4-QUEREMOS MAS Y MEJORES MEDIOS   Los medios de comunicación tienen un rol importantísimo en la sociedad porque contribuyen a la construcción de agenda y de imaginarios colectivos. Al visibilizar parcelas de realidad según intereses sociales, políticos y/o económicos dejan en sombra a otras. Necesitamos mejores y medios más diversos para poder dar cuenta también de una sociedad con mujeres diversas. Si reconocemos a los medios de comunicación más como propuestas de lectura de la realidad que reflejos de la realidad misma, necesitamos medios diversos que nos ofrezcan también lecturas diversas de esas realidades. En este contexto, necesitamos aportes y el compromiso desde los medios públicos, de los medios con responsabilidades públicas claras y también desde los medios comunitarios.

5-EN ESTE ESPEJO NO NOS VEMOS TODAS Somos muchas mujeres y niñas, tenemos muchas formas de ser mujer y existe una diversidad heterogénea de identidades femeninas. Cada vez que nos muestran lo femenino como lo tierno, afectivo, débil, intuitivo, temeroso, coqueto y sumiso… hay muchas mujeres valientes, activas, eficientes, razonables, juiciosas e inteligentes que no se sienten representadas en eso que ve, lee o escucha de los medios. La complejidad es sabrosa y potente, somos mezclas de muchas de esas características: valientes e intuitivas, afectivas y juiciosas, con debilidades y razonables e infinitos otros cruces.

6-NI SOLO DUEÑAS DE CASA NI TODAS EMPRENDEDORAS El problema del estereotipo es que te rigidiza porque sólo pone luz a algunos aspectos. En una sociedad machista en que hemos ido ganando espacios muy lentamente el problema no se resuelve sólo pasando de mostrar mujeres como dueñas de casa a visibilizar ejemplos de exitosas emprendedoras. De nuevo, hay muchas más formas de estar siendo mujer hoy y el desafío para los medios es poder dar cuenta de ello.

7PASAR DE “TEMAS DE MUJERES” A ENFOQUE DE GÉNERO PARA TODOS LOS TEMAS Por los muchos pendientes hoy sigue siendo imprescindible abordar los temas de discriminación, violencias, explotación sexual, subordinación laboral, condiciones laborales en los medios de comunicación, participación de las mujeres en los cargos de decisión, etc. Sin embargo, tenemos que lograr que el enfoque de género sea una forma de cubrir todos los temas que nos interesan como sociedad. Secciones tradicionalmente débiles en perspectiva de género son las secciones de política, economía y policiales.

8-LAS PIERNAS DE LA MINISTRA NO SON NOTICIA La mujer sigue siendo identificada por su cuerpo, sus relaciones, su belleza y destacan aquellas que posean estas cualidades. Necesitamos una agenda noticiosa que muestre las ideas de las mujeres independiente de cómo nos veamos o lo que vestimos. Que el humor esté siempre presente, pero no se rían de nosotras.

9-LAS BELLEZAS AUSENTES TAMBIÉN HACEN DAÑO Si se privilegia a las mujeres con cuerpos estilizados y una cierta estética “deseable”, hay muchos otros mundos de mujeres y sus bellezas que no tienen espacio. Bellezas de un Chile multicultural, las más robustas, las de la tercera edad, de niveles sociales diferentes, etc. Los modelos dominantes refuerzan una manera más bien única de lo que es ser mujer “presionando” a muchas para hacer todo lo necesario a costa de dietas, cirugías y mucho consumo de ropa para ajustarse a ese siempre inalcanzable modelo.

10-OTRO MUNDO ES POSIBLE CON VOCES DE MUJERES Las mujeres como fuentes de las noticias, mostrando su expertiz y puntos de vistas aportan a la construcción de un mejor mundo. El relato del mundo está empobrecido si sólo lo cuentan unos pocos hombres desde una cierta posición social. Romper la forma habitual de construir noticias requiere más trabajo, hay que investigar, preguntarle a las que no han sido consultadas antes (por favor no sólo nos pregunten qué sentimos). Herramientas como “Hay mujeres” son un buen comienzo en esa visibilización y empoderamiento.

11-NO POR SER MUJER SE TIENE PERSPECTIVA DE GÉNERO Necesitamos que la diversidad de mujeres esté presente en los medios, queremos más mujeres dirigiendo medios y muchas más mujeres como fuentes y protagonistas de las noticias. Pero no hay que olvidar que no por ser mujer se tiene perspectiva de género, eso debemos seguir trabajando y formándonos para efectivamente aprovechar esos espacios hacia una transformación.

12-EL TECHO DE CRISTAL NO SE ROMPE CON PÉTALOS DE ROSA Los cambios culturales son lentos, demasiado lentos y las construcciones sociales que se hacen en los medios de comunicación son también espacios de disputa de poder. Por lo tanto, hay que hacer cosas para que se produzcan cambios. Desde el no uso de Photoshop en las fotografías (revista Ya), pasando por observatorios de medios que den las alertas necesarias, campañas que nos unan, investigación que enriquezca el debate, mejor formación en las universidades, entre otras.

 

13-HAY QUE SEGUIR BUSCANDO A “WALLY” (O COMO RE-LEER AL PATO DONALD) Un análisis crítico de los medios nos permite identificar los estereotipos predominantes de mujeres y niñas, pero sobre todo generar estrategias para visibilizar a la diversidad de mujeres y niñas que conforman la sociedad y los temas que nos afectan.  Formación para los periodistas y para las audiencias son un camino, pero también una actitud de alerta permanente en temas claves, por ejemplo, cómo están siendo abordadas las violencias de género o los espacios de participación política de las mujeres.

14 SUPER PODEROSAS AL ATAQUE  No somos ingenuas, la violencia de género desde la simbólica a la física es producto de una asimetría de poder. Necesitamos juntarnos con otras mujeres, con otros hombres y sumar fuerzas para seguir dando esa lucha. Avancemos de las falsas disputas, esto no es contra los hombres es a favor de las mujeres. No hay que inventar la rueda cien veces, pero si hay que crear propuestas distintas y mejores para que efectivamente contribuyan al cambio cultural hacia una sociedad justa y en que todos y todas tengas posibilidades de desarrollar su máximo potencial y ser felices.

 

Este texto es parte de la ponencia presentada en el XXII Congreso Mundial de Mujeres Periodistas y Escritoras, realizado entre el 23 y 26 de noviembre en Chile.

1164 Personas han leído este artículo


Escribe un comentario

Los campos marcados con * son requeridos