SITIOCERO

Victoria Uranga HarboeMalucha PintoRebeca Araya BasualtoMauricio TolosaMariluz SotoAndres RojoCarolina CádizAlberto CecereuAlejandra YermanyPatricia MoscosoFesal ChaínMagdalena RosasJosé Manuel VelascoJuan FredesGustavo Adolfo BecerraSergio ArévaloMaría del Pilar ClementeMacarena PolancoCarolina FerreiraVerónica Grünewald

DECIR (Pensando en Kris y Doug Tompkins)

Magdalena Rosas Publicado: 7 enero, 2016

El arte degradado, negada la imaginación, la guerra gobernaba las naciones.

¡Despertad, jóvenes de la nueva era! ¿desplegar vuestras inteligencias contra los mercenarios ignorantes! Pues llenos están los campamentos, los tribunales y las universidades de mercenarios que, si pudieran, prolongarían por siempre la lucha de los cuerpos y arruinarían la lucha de la inteligencia.
(William Blake- Cita en el libro el nacimiento de una contracultura de Theodore Roszak, Ed Kairos)

 

Arriba en  el cielo sobre mi casa , vuela un cóndor.

Hace treinta años me hablaste de Theodore Roszak.

Decir palabras como plantar un árbol, como hacer un bello jardín donde nada sobra, ni existen las plantas malas, para alimentarse y sobrevivir sencillamente aunque tengas mucho dinero, intentado devolver a la tierra lo que le pertenece: la belleza original robada por el progreso.

Decir palabras de amistad, sabias palabras y consejos que muestras con  ejemplo.

Decir gestos, para devolver a los animales su hábitat original, regalar al humano la posibilidad de reencontrarse con el paraíso aquí en la tierra.

Decir toda una vida junto a Kris, demasiado amor y nunca suficiente tiempo.

Después de crear Foundation For Deep Ecology en 1990, fundamos Conservation Land Trust, Conservación patagónica y Fundación Pumalín en ese orden. Las últimas tres están dedicadas a la conservación de tierras; FDE, continúa apoyando el activismo y opera un programa propio de publicaciones, que ha producido una serie de pioneros libros ambientalistas. Además de desarrollar y financiar iniciativas de conservación a través de estas organizaciones sin fines de lucro, también hemos usado nuestros recursos personales para adquirir y restaurar  varios campos, ya que esperamos influenciar positivamente la agricultura ecológica y contribuir al movimiento orgánico eco-local. Además,  ambos  gozamos viendo crecer las cosas- es decir las plantas y los animales y no el aparentemente ilimitado crecimiento de las corporaciones y la economía global.[1]

Cortesía Fundación Pumalín

Cortesía Fundación Pumalín

Decir de la crisis global y mostrar alternativas. Mostrar un camino distinto para los mas ricos. Asumir la crisis  de extinción de las especies.  Creemos que para confrontar las causas-raíces del problema, todas las decisiones culturales, sociales, económicas y políticas de la humanidad, deben dar un giro, y comenzar por valorar y darle el lugar que corresponde a lo silvestre.

Volver a lo silvestre, a la naturaleza de las cosas. Se ve tan lejos desde una gran ciudad. ¿cómo comenzar? ¿dónde?

Ayudar a construir una cultura de conservación que sea profundamente incorporada por muchos, es crucial, porque no hay posibilidad de que los humanos sean capaces de manejar el planeta a su arbitrio; es arrogante e insensato pensarlo siquiera. Los procesos naturales que operan a través de vastas extensiones de tierras silvestres tienen un historial exitoso de miles de billones de años, “administrando” la biodiversidad, esto es, permitiéndoles a la evolución desenvolverse en sus propios términos. Nosotros, los humanos, estamos haciendo exactamente lo opuesto, al sobredomesticar y sobrehumanizar la vasta mayoría de los paisajes del planeta, sobreexplotando recursos y sobrepasando la capacidad de carga de la ecósfera (que incluye la capacidad de la atmósfera de absorber el dióxido de carbono y otras emisiones de origen humano). En pocas palabras, la humanidad está en un MEGASOBREPASO.- Algo que no había ocurrido nunca antes en todo el tiempo geológico, e impulsado exclusivamente por la sobrepoblación, el sobreconsumo y el uso de tecnologías peligrosas.[2]

Cortesía Fundación Pumalín

Cortesía Fundación Pumalín

Decir, recordado Doug,  decir sobre todo consecuencia.

Jugar con las palabras, con los gestos, vivir la ecología profunda en el  vivir de la vida.

Siempre dije que tú eras de esos que seguía para adelante sin mirar para el lado.

¿Eras efectivamente tan así? ¿O quizás veías  con tanta más conciencia que nosotros  que no había tiempo para hablar y que era imperativo actuar?

Lo que sé es que a pesar de todo lo que se diga, gozabas cada instante con la belleza que te regalaba la naturaleza. Gozaste y viviste consecuentemente cada oportunidad, cada cerro, cada río, cada lago y cada encuentro.

“Nuestra máxima prioridad ha sido restaurar y preservar hábitats salvajes, creando nuevas áreas protegidas, especialmente parques nacionales. A través de nuestras fundaciones y en colaboración con varios socios hemos puesto bajo la conservación más de ochocientas mil hectáreas de tierras, hemos creado dos nuevos parques nacionales y estamos trabajando por crear más.[3]

Pero poca gente sabe que tus esfuerzos y los de Kris, no solo se concentraban en los parques.

La reocupación por la agricultura no invasiva, granjas familiares que   dan ejemplo y generan los propios alimentos, que permiten imaginar en algún momento no muy lejano, que es posible dar un giro a la agricultura. Este es otro de los caminos  desarrollados en cada parque. Bellas huertas con lombrices, aboneras, cultivos de consumo local, algo que por lo menos en nuestras comunidades, surge con mucha fuerza.

La preocupación por restaurar los paisajes degradados y abusados por la sobreexplotación humana. ¿Suena utópico? A mí me suena valiente. Abandonar el confort de la vida urbana para inventarse otra vida menos consumista, más local, más humana.

Cortesía Fundación Pumalín

Cortesía Fundación Pumalín

No basta con actuar en la creación de  parques, es necesaria la reflexión, la crítica abierta a un modelo económico  que quiere aparentar infinitud y que se basa en recursos limitados. Un modelo que quiere ser perpetuo y que a nuestra vista se cae a pedazos de las más diversas formas y a simple vista.

Foundation For Deep Ecology ha apoyado a pensadores y autores de vanguardia, y a activistas que están haciendo resistencia  a esta máquina demencial, especialmente a la globalización económica con sus pactos globales y regionales, y estructuras anti democráticas.  FDE ha sido pionera en esta área de financiamiento contribuyendo a la conformación del International Forum en Globalitation y financiando numerosos “Think Tanks” e institutos que trabajan en estos temas, además de convocar numerosos simposios y conferencias de nuestro propio diseño. Sostenemos que el actual sistema económico de crecimiento tecno-industrial basado en el capitalismo corporativo es disfuncional, está impulsando la crisis ecosocial, y debe ser analizado en forma sistémica para comprender su lógica inherente y sus patologías, antes de que se puedan efectuar cambios estructurales o reformas significativas.[4]

Dicen Kris y Doug Tomkins en este maravilloso libro de evaluación de la gestión de los últimos 20 años, que la sociedad actual esta “enamorada de la tecnología y acepta todo lo nuevo sin ningún espíritu crítico.

Después de leer este libro, que más que un libro es una declaración práctica de proyectos realizados y de intensiones ejecutadas, un libro que da cuenta de cómo Doug y Kris han construido su utopía y de cómo ella es imposible que muera con la muerte de uno de ellos, es comprensible la persecución de la que han sido víctimas. Van al origen y al centro del problema, se ponen a disposición de la solución con su dinero, con sus manos, con todo el amor que les es posible.

Imposible escribir de Doug y Kris sin mencionar a Arne Naess

El dolor de quedar solo es inconmensurable. Pero como fuimos testigos, ese fatídico martes 8 de diciembre en Coyhaique, el amor  que Doug y Kris fundaron  poniéndose a disposición de un cambio fundamental en nuestra sociedad y para nuestro mundo, nos hace comprender que Kris no está sola para continuar esta gigantesca tarea.

1,2,3,4  Obra en progreso, Veinte Años en Retrospectiva 1990-2010, Foundation For Deep Ecology, Conservación Patagónica, Fundación Pumalín, Conservation Land Trust, Fundación Yendegaia. (2010).

 

 

 

 

1268 Personas han leído este artículo


Escribe un comentario

Los campos marcados con * son requeridos