SITIOCERO

Victoria Uranga HarboeMalucha PintoRebeca Araya BasualtoMauricio TolosaMariluz SotoAndres RojoCarolina CádizAlberto CecereuAlejandra YermanyPatricia MoscosoFesal ChaínMagdalena RosasJosé Manuel VelascoJuan FredesGustavo Adolfo BecerraSergio ArévaloMaría del Pilar ClementeMacarena PolancoCarolina FerreiraVerónica Grünewald

El arte de la conversación

Mariluz Soto Publicado: 21 febrero, 2016

La exposición pendiente

El 11 de Septiembre de 1973 en una de las bodegas del Palacio de la Moneda en Santiago de Chile se encontraban 27 cajas con un total de 169 pinturas, grabados y dibujos de una muestra que reunía los trabajos de José Clemente Orozco, Diego Rivera y David Alfaro Siqueiros. Mientras bombas, balas y el horror marcaban el inicio de la dictadura militar en Chile, la exposición del trío denominado los “líderes de la plástica mexicana y del muralismo” que sería inaugurada el 13 de Septiembre por el entonces Presidente Salvador Allende, corrían peligro de ser destruidos. Afortunadamente, las 27 cajas fueron devueltas a México el 26 de septiembre del mismo año. Cajas cerradas y con obras que no fueron expuestas en territorio chileno.

Después de 45 años la exposición ha regresado al Museo Nacional de Bellas Artes con una selección de 76 obras de la muestra original y estará abierta al público hasta el domingo 28 de Febrero. La muestra propone un ritmo que detona distintas intensidades emocionales: desde la fascinación por trazos de calidad y profundidad social hasta el dolor reflejado en documentos que evidencian una oscura época de la historia de nuestro país. De los muros de las salas emerge la voz y reflexión de los tres artistas, cada cuadro refleja una observación precisa y la influencia que recibieron en diversos momentos de sus vidas. En la esquina de las salas, con iluminación en un pálido color azul, los gritos silenciados de un país se materializan con los registros de lo que sucedió aquel 11 de Septiembre del 73, en mesas de luz los documentos que evidencian el contexto político de la época, el peligro de la muestra y la preocupación por recuperar todas las obras. Es una muestra que remece e impulsa la reflexión.

exposicion

Alguno de los documentos expuestos en la muestra son: la lista de las personas que se fueron en el vuelo mexicano protegidos por la embajada, la mayoría mexicanos, los pocos chilenos tenían apellido Allende; un recorte del periódico que anunciaba el vuelo de Aeroméxico destacando el regreso de la muestra a territorio mexicano; los afiches y catálogos de la exposición diseñados por Antonio Larrea y Luis Albornoz, nunca utilizados; los archivos de las noticias de las agencias internacionales que daban cuenta de la confusión de la información y el estado real del Ex-presidente Allende posterior al bombardeo a La Moneda.

 

El arte de Orozco, Rivera y Siqueiros

“Estos tres grandes figurativos trazaron en muro o en tela la figura de una patria, estos tres creadores la recrearon, estos reveladores la revelaron. México les debe figura, creación y revelación. Y México no es tierra de así no más, ni de baile especulativo o virreynal: es trágica grandeza, épica serenata, cadencia del corazón más volcánico de nuestro continente”
Fragmento del prólogo de Pablo Neruda para el catálogo de la expo original.
Isla Negra, Septiembre. 1973

La belleza y densidad de la pintura de Orozco, Rivera y Siqueiros es un momento de placer y la posibilidad de adquirir y ampliar la cultura en muchos sentidos. Estos tres iconos de la plástica mexicana tuvieron caminos distintos y conjuntos, algunos de los grandes hitos de su desarrollo y maduración artística estaba marcado por la conversación y relación con otros grandes pintores. En la época cubista de Rivera en París, Picasso fue una influencia concreta y en la conversación con el grupo Montparnasse un espacio de reunión para compartir una mirada sobre el mundo y la forma de abstraerlo en un lienzo o muro. En cada pintura no está presente sólo su autor, sino también todas sus conversaciones e influencias a lo largo de sus vidas.

Orozco, Siqueiros y Rivera

 

Orozco con una visión menos política plasma en sus obras valores universales de la humanidad dando un espectro distinto de uso al estilo plástico y conceptual desarrollado en la época. Su desarrollo artístico presente tanto en México como Estados Unidos propuso generar diversas emociones sobre la condición humana. Siqueiros en cambio, con una veta política presente en todas sus pinturas y murales, participó activamente del Partido Comunista que lo llevó a estar en prisión y luego exiliado a Chile. Su estilo marcado por una búsqueda permanente del dinamismo y movimiento inspiró a muchos dentro de los talleres que realizaba donde destacó uno de sus discípulos: Jackson Pollock.

Posterior a la Revolución Mexicana, artistas e intelectuales mexicanos, Orozco, Rivera y Siqueiros entre ellos, participaron en la construcción de la nueva identidad nacional. En 1922 nació el Sindicato Revolucionario de Obreros Técnicos y Plásticos (Unión Revolucionaria de Obreros Técnicos, Pintores, Escultores y Afines) grupo que expresó su convicción a través del arte y muralismo incluyendo a todos los artesanos que ejercían algún oficio. Muchos se sintieron parte de este Sindicato, apoyaron con entusiasmo y compromiso, participaron de los talleres y difundían su enfoque en un periódico semanal llamado el Machete.

El encuentro, la colectividad y el crear juntos era la materialización de la construcción de la nueva etapa de México, el arte se convirtió en el emblema de lucha y los saberes transmitidos por generaciones fue la trama que unía a todos los artistas, artesanos e intelectuales mexicanos.

 

La conversación para la creación

La relación México – Chile no era reciente. Siquerios, como está expuesto anteriormente, estuvo exiliado en nuestro país gracias a las gestiones del entonces Cónsul Pablo Neruda, con el compromiso de realizar varios murales que retrataran la historia de Chile y México, los cuales estarían ubicados en la Escuela México, Chillán. Los murales, en el año 2004, fueron declarados Monumento Nacional de Chile por su alto valor artístico.

Rivera por su parte, durante el tiempo que vivió en París, participó de las conversaciones del Grupo Montparnasse el cual fue fundado en 1922 por los pintores chilenos Luis Vargas Rosas, su mujer Henriette Petit, Julio Ortiz de Zárate, su hermano Manuel y José Perotti, quienes influenciados por la tendencia postimpresionista europea y, sobre todo, por el fovismo, convocaba a artistas e intelectuales como Picasso, Derain, Gris, Varese, Huidobro.

“Una mañana en que Diego pintaba el doble retrato de los pintores japoneses Kawashima y Foujita, llegó a su estudio el pintor chileno Manuel Ortiz de Zárate con un mensaje de Picasso, a quien Diego aún no había tratado: “Me ha mandado decirte que si no vas a verlo, él vendrá a visitarte”. Rivera enfiló de inmediato a saludar a Picasso en compañía de sus tres amigos”.
(Marnham, “Dreaming with his Eyes Open” tomado del sitio web Ruta Cervantes).

 

grupo Montparnasse - 1945 - memoria chilena

Los cafés de la zona fueron los espacios de conversación y creación, la observación que unió a los pintores chilenos, aunque estaban en París, fue la crítica a la educación artística en Chile. Eran fervientes detractores de la Academia y el cómo esa estructura mantenía los mismos cánones y referentes por años. Durante la estadía en París, la relación con grandes pintores y la permanente visita a obras en distintas ciudades de Europa este grupo rescató las nuevas tendencias y, desde una conexión esencial con su territorio, anhelaban que Chile también estuviese en la vanguardia. Todos los grandes pintores que compartían con el grupo Montparnasse regalaban en su convivencia una hebra nueva a este tejido plástico y reflexivo, lo enriquecían y densificaban; en la conversación estaba presente la creación y estilo de cada uno.

Es una época inspiradora, donde la conversación fue vital para los cambios que se vendrían en Chile y para la consolidación de nuevas tendencias en diferentes lugares del mundo. La huella de cada pintor está constituida por otras huellas, caminos que se cruzaron e influenciaron, tertulias que nacían en cafés de algún barrio parisino y que compartían reflexiones con otros grandes pintores e intelectuales de la época. La conversación es la creación de una trama que contiene y potencia a todos quienes la conforman.

La exposición pendiente, una muestra artística de los distintos caminos que Orozco, Rivera y Siqueiros tomaron y construyeron juntos y que visibiliza algunos trozos históricos de la relación Chile-México que, en distintos lugares del mundo, sin querer convergieron: 1919 (aprox) París Rivera conversando con artistas chilenos en el grupo Montparnasse; 1941 la colaboración entre Siqueiros y Neruda; 1941-1944 el arte de Siqueiros en el sur de nuestro país; 1973 el intento de exponer el trabajo de los tres pintores mexicanos en Chile; 1973 la inquietante permanencia de la exposición en La Moneda durante el bombardeo… 2015-2016 la exposición pendiente en uno de los Museos más importante de nuestro país.

 

Referencias:

Artículo del Museo Nacional de Bellas Artes

Sitio web Memoria Chilena

Sitio web Ruta Cervantes

Fotografias: documento del Museo Nacional de Bellas Artes, sitio Memoria Chilena y sitio web ADN Tamaulipas

2175 Personas han leído este artículo


2 Comentarios

  1. Fesal Chain ha comentado

    Lo leeré varias veces, es un gran artículo, quizás el mejor que he leído en mucho tiempo en Sitiocero. Pletórico de conocimiento y profundo en sensibilidad de una época que ya se nos fue. Quiero creer que no irremediablemnte en la medida del rescate de la memoria espiritual y material. Cuando trabajé de periodista y fotógrafo para una Revista del Banco del Estado, fui a la exposición del Grupo Montparnasse que se montó en la Sala Cultural del Banco, adyacente a la sede del Colegio de Arquitectos en Alameda, hasta el día de hoy la recuerdo y el artículo me hizo rememorar ese reporteo mío y la década del 90′ cuando dichas iniciativas nos prometían un Chile mejor. Gracias por este enorme artículo Mariluz.

    • Mariluz SotoMariluz Soto ha comentado

      Muchas gracias Querido Fesal. Lo pasé muy bien escribiendo el texto, descubriendo trozos de historia que se vinculaban con la que ya sabía, todo iba adquiriendo mucho sentido. Quedé fascinada al constatar el valor de la conversación y cómo cada encuentro en estos grupos constituidos iba tejiendo las nuevas orientaciones menores o mayores de lo que se iría desarrollando en nuestro país. Gracias por tu lectura y comentario. Abrazos

Escribe un comentario

Los campos marcados con * son requeridos