SITIOCERO

Victoria Uranga HarboeMalucha PintoRebeca Araya BasualtoMauricio TolosaMariluz SotoAndres RojoCarolina CádizAlberto CecereuAlejandra YermanyPatricia MoscosoFesal ChaínMagdalena RosasJosé Manuel VelascoJuan FredesGustavo Adolfo BecerraSergio ArévaloMaría del Pilar ClementeCarolina FerreiraVerónica Grünewald

El “buen” diseño

Mariluz Soto Publicado: 19 febrero, 2017

Así como existen distintas definiciones de Diseño también la percepción sobre lo que es considerado un “buen diseño” es variada. En el diseño gráfico o de comunicación visual hay algunas reglas básicas para crear una pieza gráfica pero asumiendo que esa es la línea de base de cualquier diseño, al escuchar calificarlo con un adjetivo me cuestiono cuales son las características que definen si un diseño es “bueno” o no.

En sus inicios el diseño estuvo bastante asociado a la evolución de un oficio, a la precisión que se alcanzaba en el uso permanente de una técnica para dar forma a un resultado. Durante el tiempo ha cambiado y su evolución ha ido en directa relación con los cambios que ha experimentado el mundo en los diversos ámbitos. No es el mismo diseño con los cambios tecnológicos actuales, no es el mismo diseño con la integración de distintas materialidades, no es el mismo diseño con los cambios que ha experimentado la sociedad, no es el mismo diseño con el desvanecimiento de la fronteras culturales y territoriales, pero es el mismo diseño que busca comunicar a alguien o a un grupo de personas a través el uso de técnicas que permiten afinar y darle forma a un contenido.

Hace algunos años encontré por casualidad el concepto “Transition Design” el que hace referencia a ese diseño que se adapta a los cambios de la sociedad, que se preocupa y ocupa de las problemáticas actuales y que es capaz de integrar el futuro del planeta como una variable importante de la ecuación.  Ya en la trienal de Diseño Nacional de Estados Unidos del año 2010, Why Design now?, cambiaron el enfoque de una selección nacional a una muestra global porque comprendieron que el diseño es una profesión que “refleja la creciente conexión de la práctica y de la necesidad de cooperación internacional para resolver los problemas del mundo”.

Para mí el diseño es una constante conversación, es una forma de aproximarse a una realidad distinta, la posibilidad de observar a una persona y comunidad para identificar características que permitan construir un diseño acorde a ellos. Diseñar es una forma de agregar valor a una iniciativa, proyecto o contenido, es una herramienta para visibilizar las emociones comunes y es la instancia para transformar desde lo que se quiere decir hasta lo que se espera sea entendido. Diseñar es alcanzar la habilidad de traducir propósitos a la generación de experiencias concretas, es una profesión que tiene que estar leyendo los sucesos nacionales, regionales y mundiales para tener una resonancia que trascienda a su soporte.

El diseño es mucho más que habilidades técnicas o el estilo propio del diseñador.

Me parece muy apresurado cuando un diseñador evalúa el diseño de otro como “bueno” o “malo” sólo con mirarlo algunos segundos, sin dedicar tiempo al menos a un breve análisis, sin hacer al menos un par de preguntas antes de emitir su juicio y sin considerar las variables que tuvo que incorporar ese profesional. Hasta por empatía, el conocer el difícil proceso de la creación y las innumerables barreras que se deben sortear para llegar a la presentación de la versión final debería ser un antecedente importante antes de dar a conocer su opinión.

Como en otras disciplinas, las críticas de diseño podrían integrar otros factores, no sólo la composición gráfica, también la experiencia del profesional en general y particularmente en el ámbito de observación (web, editorial, identidad, etc.), la comparación con sus contemporáneos a nivel nacional y mundial, cómo se conecta con la forma de desenvolvimiento actual de la sociedad y lo más importante, es si está respondiendo o no a sus objetivos y a las características particulares de quienes interactúan con el diseño.

Con todas las creaciones actuales se está escribiendo parte de la historia del Diseño. En 50 años más este periodo del tiempo será estudiado por nuevas generaciones de diseñadores y es esta la responsabilidad que tenemos en desarrollar piezas gráficas que sean coherentes con nuestro presente y sean el reflejo de lo que estamos viviendo.

2476 Personas han leído este artículo


Escribe un comentario

Los campos marcados con * son requeridos