SITIOCERO

Victoria Uranga HarboeMalucha PintoRebeca Araya BasualtoMauricio TolosaMariluz SotoAndres RojoCarolina CádizAlberto CecereuAlejandra YermanyPatricia MoscosoFesal ChaínMagdalena RosasJosé Manuel VelascoJuan FredesGustavo Adolfo BecerraSergio ArévaloMaría del Pilar ClementeCarolina FerreiraVerónica Grünewald

La belleza de los ángelos

José Manuel Velasco Publicado: 3 septiembre, 2017

Escribo estas líneas el mismo día que el comunicólogo chileno Mauricio Tolosa, mi amigo y cohabitante en Sitiocero, cumple años. Es mi regalo, aunque realmente él me había hecho uno antes: ángelos, un libro que reúne la visión del Mauricio observador a través de sus fotografías y la impresión del Tolosa pensador a través de los textos que las acompañan.

Dice que en la génesis del libro algo tuvo que ver mi texto Recuperemos la belleza de las personas, publicado en Sitiocero en abril de 2013. “Recuperemos la belleza de las personas, que no brota de las cosas que poseen, sino de los sentimientos que comparten“, escribí entonces antes de sellar nuestra amistad digital con un abrazo en Santiago de Chile. Comparto con Mauricio mi pasión por la verdad y su comunicación, la más bella forma de honrar a este mundo. “El ángel es el mensaje“.

Aunque no lo conozcas, hay un ángel que mira a través de tus ojos“. ángelos es una obra total que acaricia a los sentidos y vuela sobre una realidad vista desde la mirada limpia de unos seres tan sobrenaturales que incluso son capaces de entender a los humanos. “Un viaje” -se lee en su contraportada- “a través de la magia cotidiana presente en la naturaleza y en las personas“.

Se intuyen tormentas en la percepción inconformista de Mauricio. Sin embargo, en sus pensamientos prevalece la justicia, la bondad, la belleza, la curiosidad y la esperanza.

Mauricio Tolosa es una persona de principios que rezuma valores humanos. Sueña con una sociedad más justa, lo cual es mucho soñar. “El espacio y el tiempo se tuercen, el sentimiento de un ángel es siempre recto“.

Su bonhomía no se origina en la ingenuidad, sino en la convicción de que hay que predicar con el ejemplo y con el lenguaje. “No prediques, ni conviertas, ni evangelices, los ángeles no necesitan mercadeo“.

Si no limpias tu cabeza no pueden entrar los ángeles a tu ser“. La belleza del pensamiento ilumina la escritura de Mauricio, cuyo ángel de la guarda le invita a reencontrarse todos los días con el lado hermoso de vivir. Con libertad y afectos, sin miedos ni dogmas. “Cuando la fe es muy densa no deja ver a los ángeles“.

La curiosidad es una cualidad innata al comunicador. La inspiración bebe en las fuentes del querer saber más, se remansa en las lagunas del aprendizaje permanente y navega en los océanos de la enseñanza colectiva. “Cuida tu jardín y llegarán los ángeles“.

Los ángeles iluminan los ojos de los amigos que conversan con el corazón abierto“. Mis ojos y mi corazón están abiertos a la conversación permanente con aquellas personas que, como Mauricio Tolosa, creen (tienen la esperanza) que aún es posible construir un mundo en el que los ángeles quieran seguir velando por los imperfectos humanos. Al fin y al cabo, “los ángeles se regocijan cuando sienten la Tierra bajo sus pies” y “cuando sueñan con humanos se despiertan con el cuerpo sonriendo”.

538 Personas han leído este artículo


Escribe un comentario

Los campos marcados con * son requeridos