SITIOCERO

Victoria Uranga HarboeMalucha PintoRebeca Araya BasualtoMauricio TolosaMariluz SotoAndres RojoCarolina CádizAlberto CecereuAlejandra YermanyPatricia MoscosoFesal ChaínMagdalena RosasJosé Manuel VelascoJuan FredesGustavo Adolfo BecerraSergio ArévaloMaría del Pilar ClementeCarolina FerreiraVerónica Grünewald

Para Santiago Maldonado

Gustavo Adolfo Becerra Publicado: 2 septiembre, 2017

Para que aparezcas con vida escribo esta oración
que también es un poema. Hermano mío,
como todo el mundo, te he salido a buscar.
De las interpretaciones filosóficas,
cosmovisiones comunes y análisis de huellas
dactilares, deduzco que el amor que te habita
es similar a los amores que conozco, y de tal intensidad
que requieren pactos sociales donde expresarse
porque no se consumen en sí mismo. Para embellecer
el mundo estudiaste Bellas Artes y para no ser
considerado siervo del sistema, te dejaste crecer
barba y rastras. Cuando –por experiencia directa-
constataste que los cuerpos donde habita la humanidad
estaban miserablemente resquebrajados, intentaste
repararlos y tatuándolos, los llenaste de símbolos,
sentido y pájaros. Por amor a todo lo que respira
a este inadaptado nadie lo disciplinará con amenazas
de quitarle sus bienes porque no los pose
e.
Y desde esa libertad exquisita tampoco
aceptas la anormalidad como normalidad
por muy normal que parezca
. Con actitud materna
alimentas de vegetales a tus dioses. Bajo su influjo
-en el cual te mueves como pez en el agua-
hablas con los espíritus y con su sal estructural
porque sabes que vendrá el tiempo de compartir
percas y truchas arco-iris. A las hierbas finas
de sus manteles acudes con ofrendas y ornamentos,
buscando protección para los pueblos asediados.
Cuida de sobrevivir, cuando tu conciencia
-iluminada por los cuatro costados- te reclame
conectarte con esta refriega histórica e interminable
que genera la ambición y el poder del dinero,
que sólo puede contrarrestar tu sed y hambre
de justicia. Y la de otros muchos que debieras
convencer por el camino. Recoge diferencias
mientras cosecha trigo. En los territorios
abandonados de las ideologías crecen arbustos
de diferentes tipo. Alertado por los perros
nunca sintió miedo de la muerte y de la no-muerte
tampoco sintió miedo. En la sociedad de la indiferencia
en que vivimos a muchos no les importa
que los gendarmes tiren a patadas las puertas
de las casas mapuche, pero a ti, sí. Hermano mío,
como todo el mundo, te he salido a buscar.

2710 Personas han leído este artículo


3 Comentarios

  1. Ojala aparezca pronto, una gran persona.
    Da lecciones de vida, que no caben en esta sociedad consumista..Saludos

  2. José Octavio nail Mancilla ha comentado

    Que aparezca lo antes posibles y con vida

  3. Jiddu Rojas Jiménez ha comentado

    Nuestra solidaridad desde este espacio tiempo cultura sentido patria en construcción, llamado Costa Rica!

Escribe un comentario

Los campos marcados con * son requeridos