SITIOCERO

Victoria Uranga HarboeMalucha PintoRebeca Araya BasualtoMauricio TolosaMariluz SotoAndres RojoCarolina CádizAlberto CecereuAlejandra YermanyPatricia MoscosoFesal ChaínMagdalena RosasJosé Manuel VelascoJuan FredesGustavo Adolfo BecerraSergio ArévaloMaría del Pilar ClementeCarolina FerreiraVerónica Grünewald

Lo que el Santiago de Chile ni imagina

Magdalena Rosas Publicado: 31 diciembre, 2017

Así como comienza a hablarse de los lugares después de la tragedia, Chile supo que existía un lugar llamado Santa Lucía, pero no entendió muy bien como es eso que se le hubiera venido un cerro entero sobre la escuela y la mitad del pueblo, tampoco entendió muy bien si es Chaiten o si es otro pueblo, en fin, hablaron de ello intensamente solo durante los dos o tres primeros días, hoy la gente de la Villa sigue buscando sus desaparecidos.

Santa Lucía es el poblado de creación mas reciente de la mal llamada  carretera Austral y lleva el nombre en homenaje a la  señora Lucia Hiriart. Queda a casi noventa kilómetros de Chaiten y es el último poblado del camino longitudinal austral que pertenece a la Región de los Lagos. Por esta  mal llamada Carretera Austral, que de carretera tiene poco.  Esta es quizás la primera cosa que nos cuesta comprender de la geopolítica actual: ¿por qué Santa Lucía, Chaiten, Futaleufu y Palena  pertenecen a la región de  Los Lagos  y no a la región de Aysén? La conectividad  terrestre mas inmediata la tienen con Aysén y  no con Los Lagos. Trato de imaginarme los tramites administrativos que tuvieron que sortear las autoridades Aiseninas para ayudar a una localidad de otra región como Villa santa Lucía.

Es tanta la ignorancia en Chile de su propia geografía que radios nacionales y “Periodistas relevantes” dijeron en los noticieros  que con el aluvión de Santa Lucía el único paso posible era desde Chaiten, cuando lo correcto es que hacia Chaiten el camino quedó  destruido y será largo volver a recuperarlo. Nadie ha dicho que la región de Aysén nuevamente ha quedado aislada del territorio nacional, aunque los esfuerzo estatales son enormes y hay una barcaza que cuando el clima lo permite da salida desde Puerto Marin Balmaceda a Chaiten para los que necesiten salir hacia el norte por tierra. La otra alternativa son los pasos fronterizos,  un pequeño mapa para hacerse la idea.

 

El 8 de diciembre estuvimos dando recitales con la Orquesta Infantil de la Fundación San Pablo en la localidad de Puerto Marin Balmaceda,  desde Coyhaique diez horas en bus y dos trasbordos. Se llega desde La Junta cuyo nombre viene de la Junta de los Ríos Palena y Futaleufú y no de la Junta Militar, como dijo otro  “personaje relevante” .  El camino desde la Junta hacia  Puerto Marin Balmaceda  es una senda de penetración con una vía y media, es preciosamente peligrosa, como era antes el camino longitudinal austral.  Puerto Marin Balmaceda  es una joya de localidad, de esas que ya poco quedan en la Patagonia. Una escuela con 35 niños, profesores comprometidos. Una localidad con calles de arena, donde todos los vecinos se conocen, donde puedes comer maravilloso, pasear y compartir , la luz se corta a medianoche y a veces no la dan hasta las diez de la mañana del día siguiente.  Como era antes en casi todos los pueblos de la Patagonia.

En 1984 estuvimos con nuestra carpa a la orilla de ese mismo camino que hoy está cortado, esperando que pasara algún auto para llegar a Coyhaique. La gente de la Villa se nos acercaba para conversar, nos ofrecieron pan y un mate. Eso no pasa hoy, con tanta gente, tanto Israelita dando vuelta que se ha creado tan mala fama por estos lados. La patagonia hoy está mas conectada, los que llevamos mucho aquí, a pesar de todo, nos alegramos de que Chile esté un poco mas cerca.

482 Personas han leído este artículo


1 Comentario

  1. Pilar Clemente ha comentado

    Interesante aspecto de la vida de los pueblos chicos y del centralismo de Santiago, en el sentido que escapa a la imaginación y al conocimiento la existencia de numerosos pueblitos “perdidos”. Excelente explicaciones. Lo único que sobra es la mención de los Israelitas, en el sentido que no hay nacionalidad específica para turistas que botan basura o causan problemas.

Escribe un comentario

Los campos marcados con * son requeridos