Compartir

Contraponiendo a Marx y a Weber.

Si bien existen diferentes miradas acerca de Marx y la complejidad de sus análisis sociales, hay que tener claro que un autor y su herencia es, hacia lo que desemboca su pensamiento y las corrientes autoritarias de Marx son las que más relevancia histórica han tenido. Por tanto la herencia de Marx es básicamente el totalitarismo ideológico y las plataformas partidistas y centralistas que surgieron de su pensamiento, con su máxima expresión en Lenin. Otros exponentes como Rosa Luxemburgo (Róża Luksemburg) plantearon una dialéctica de la espontaneidad y la organización, reduciendo al partido a un ente educativo en la lucha revolucionaria (Daniel Guérin. Rosa Luxemburgo y la espontaneidad revolucionaria. Colección Utopía Libertaria). Sin embargo este pensamiento menos autoritario si bien influenció grandemente a los situacionistas y al posterior movimiento autonomista y Marxista Libertario no supera la dualidad de la lucha de clases.

Max Weber planteo en esa área en particular una definición mucho más moderna y aplicable al concepto de clases sociales. Max Weber está de acuerdo con Marx en que las clases dependen de su capacidad adquisitiva de las mercancías en cuanto valor de uso, y agrega también la posesión de los medios de producción. Pero este autor realiza su definición no solamente por medio de la “provisión de bienes”. Él también agrega dos criterios mas: 1) la posición externa del sujeto y 2) el destino personal del mismo. Sólo de esa manera se puede, según Max Weber, realizar una definición de clase.

Por medio del primer criterio, Weber define tres clases que son: la clase propietaria, la clase lucrativa y la clase social. La primera se define como aquella que posee o que no posee propiedades. En ésta primera el nivel de patrimonio, es el denominador principal de la clase. La clase lucrativa no es necesariamente la clase que posee los medios de producción o “propiedades”; la definición de esta clase radica completamente en el grado de éxito que ésta posee en el ámbito del mercado, es decir, si le va bien en los intercambios entonces es una clase lucrativa de manera positiva, siendo negativa, al contrario, si fracasa en dichos intercambios. Max Weber llama “clase social” a cómo le afecta a la misma las llamadas situaciones de clase: 1) provisión de bienes, 2) posición externa, y 3) destino personal. Así se definen las clases de acuerdo a éste autor, como una combinación tanto de la posesión de factores productivos como de las posibilidades de éxito en el ámbito mercantil (el mercado) (Sobre el concepto de clase social en Marx y Weber, Luis Garrido).

Weber a su vez plantea que las colectividades son una suma de individualidades y que la lucha entre estas colectividades por el “poder” está dada por la capacidad del individuo de imponer su voluntad sobre otro. Así “la relación de poder queda equiparada a la de competencia, competición o lucha. Weber define a la lucha en idénticos términos a como define el poder -acción orientada a imponer la propia voluntad contra la resistencia del otro- y deriva de ella las nociones de lucha pacífica, competencia, competencia regulada y selección social.” (La teoría de la estratificación social de Weber: un análisis crítico*Celia Duek y Graciela Inda).

Lo interesante de weber es que incluye un concepto moderno de competencia en el mercado (que es el que prima actualmente en la sociedad) y en base a este construye su teoría de la estratificación social tridimensional. Para Weber en términos de posesión las clases se definen primero por poseer o no poseer medios de consumo lo que podemos analogar al término propiedad. De esta lógica se desprenden una serie de relaciones y estratificiaciones dentro de las clases que en este momento sería complejo explicar pero básicamente podemos ir agregando distintas capas al concepto de Weber. Dentro de cada clase encontramos clases “positivamente privilegiadas” y a su vez “negativamente privilegiadas”. Por ejemplo en la clase lucrativaencontramos hoy en día profesionales, técnicos, técnicos profesionales, obreros, obreros especializados, mano de obra etc. Por tanto su capacidad de adquirir bienes se basa en la venta de su trabajo en el mercado y tienden a agruparse socialmente de esa manera, “se basa en las diferencias relativas a la rentabilidad (comercial) de la fuerza de trabajo, es decir, de los servicios que pueden ofrecer los individuos (clase de producción)” (Laurin-Frenette, 1898: 98). La llamadaclase social a su vez es una mezcla de lo anterior en donde propiedad y venta de la fuerza de trabajo se suman, por ejemplo en la pequeña burguesía, que es productora pero a la vez trabajadora, podríamos en términos más actuales entenderlos como los emprendedores o pequeños empresarios en donde encajan a su vez, trabajadores en general, independiente de su preparación académica. Hay otro punto importantísimo en la teoría de weber que me parece notable mencionar. Para que se genere una acción clasista -sostiene Weber- no es suficiente la desigualdad en las probabilidades de vida de diferentes grupos humanos; se requiere además de las condiciones intelectuales que permitan reconocer por un lado el carácter condicionado de los contrastes, y por otro la necesidad de organizarse en una asociación racional. Pero el argumento más llamativo y que lo separa definitivamente de Marx es el concepto de estamento. Un estamento entonces es un grupo de hombres que reclaman de un modo efectivo una consideración estamental exclusiva (honor). Este “honor” se expresa en la exigencia a todo aquel que aspire a pertenecer al estamento de un determinado modo de vida, que abarca educación, tipo de trabajo, costumbres, gustos, modales. (La teoría de la estratificación social de Weber: un análisis crítico*Celia Duek y Graciela Inda). Así la pertenencia a un estatus social (estamento) se relaciona con su clase  y por ende tiende a la monopolización de los medios (sociales y económicos) que posee evitando el libre mercado y concentrando poder económico y social. Aplicado a la realidad encontraríamos estamentos en las llamadas clases políticas, quienes a través de su actuar estamental logran cambiar de clase social y a través de su influencia social adquirir propiedades económicas. A su vez los estamentos son un eje llamativo para el cambio de clase de corte aspiracional ya que los beneficios u honor social son tan llamativos como los económicos. Weber aporto además la definición moderna de Estado en la que éste es una institución de gobierno centralizada y jerárquica que mantiene un monopolio sobre el uso de la violencia legítima. Esta definición es la más comúnmente aceptada incluso por los anarquistas, de hecho la mirada desde el poder en amplio sentido y no solo desde la economía y producción han hecho que muchos teoricos libertarios analicen la realidad en base a la propuesta de Weber como por ejemplo Rudolf Rocker el cual sitúa la “voluntad de poder” como un factor histórico en el desarrollo de la humanidad, haciendo una crítica muy parecida a la de Weber en relación a la superestructura Marxista. Era comúnmente citado también por la Anarquista estadounidense Emma Goldman. En general Weber aportó en influencia a perfeccionar los conceptos de autoridad, poder, estado y clases por los teóricos anarquistas o libertarios.

En conclusión mirada de Weber explica de mucho mejor manera las actuales interacciones sociales (a modo de análisis y sin darle una perspectiva política) entendiendo así la dificultad de generar un trabajo político efectivo en el análisis economicista de Marx. A sabiendas que existe mucha más teoría como por ejemplo Durkheim, la de Weber (sin menospreciar al resto) a niveles generales se ajusta a lo que vemos diariamente en la calle y puede servir como base a un trabajo político.

En la tercera parte me remitiré a las teorías más actuales desde una visión libertaria propiamente tal.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *