Compartir

Según el director de FONASA, Patricio Muñoz, este 31 de Julio estará disponible el sistema de libre elección de atención odontológica con copago para niños de 12 a 17 años, anunciado por el Presidente Sebastián Piñera en la cuenta pública del presente año.  Como un gran logro en vías del acceso dental universal lo definió el Colegio de Dentistas, uno de los artífices en cuanto a negociaciones políticas para esta medida.

Sin embargo este copago Estatal del 40% para prestaciones que solo comprenden obturaciones (hasta 3 obturaciones) y tratamientos de conductos, se mueve bajo una lógica que escapa totalmente a la línea de los grandes gremios de salud y los movimientos sociales, los cuales hoy en día están discutiendo en cuanto a la crisis estructural del sistema sanitario y la fuga de dineros desde el sistema público al privado. La modalidad de “libre elección” deja abierta la posibilidad de atención en el sistema privado, con el correspondiente traspaso de dineros desde FONASA a los prestadores particulares, hecho que ratifica la voluntad de desbaratamiento del sistema público por parte de este gobierno y de los anteriores gobiernos de la Concertación.

Que el Colegio de Dentistas de Chile, considere esta medida como un avance deja una serie de dudas sobre el real compromiso del gremio con el fortalecimiento del sistema público y los cambios estructurales que este necesita, en pos de avanzar hacia un sistema de salud público, gratuito y de acceso universal, velando solo por intereses gremiales. El  progresivo aumento de la oferta por la nula regulación académica, y la gran cantidad de egresados que año a año salen al mundo laboral, desde Universidades con dudosa calidad de formación, ha generado de manera progresiva una baja en los ingresos de los profesionales en el sistema privado, y por otra parte, la aparición de cadenas de servicios dentales que sin mencionar las paupérrimas formas de contratación, absorben gran cantidad de pacientes. Esta al parecer es la principal motivación del Colegio de Dentistas para avalar un sistema de libre elección, sin considerar que en el sistema público es en donde se atiende casi el 70% de la población y avalando este escape de dineros desde el Estado hasta las manos de prestadores privados, sin si quiera cuestionarse el rol que deben cumplir  frente a una crisis estructural manifiesta de todo el sistema público, ni tampoco con la sintonía de deben tener con las demandas sociales de los estudiantes y los trabajadores.

Es de esperar que el recambio generacional de profesionales logre en algún momento cambiar la anquilosada lógica y estructura de un Colegio de Dentistas que hoy en día no tiene la representatividad, masividad ni apoyo de la gran mayoría de los profesionales odontológicos, pero que aún tiene la potestad de negociar con la autoridades bajo una lógica reaccionaria, mercantilista y abiertamente neoliberal.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *