Compartir

Que canal 13 y TVN marquen 5 puntos, a las 20 hrs, era algo impensado en la época de “Rojo, fama contra fama”, “Mekano” y mucho más atrás, “Sucupira” o “Amores de Mercado”. Hoy, las propuestas televisivas chilenas no están dando el ancho y el público está respondiendo a ello con un verdadero misil: darle el favor y las preferencias a una novela turca…..¿quién podría haberse imaginado que una teleserie venida de Turquía provocaría el desplome de una estructura anquilosada hace décadas dentro de los canales de TV?.

El porqué de este fenómeno podría ser analizado luego, pero ¿le cabe algún papel, en esta debacle, el auge y la explosión de las series de televisión norteamericanas?

Sin duda, este fue el año en que las series terminaron por adueñarse de la pantalla y permitiendo que en varios segmentos del día, la opción “cable” saque más porcentaje de audiencia que cualquier programa chileno. Uno de los motivos puede ser que las series de televisión tratan al observador como un adulto y, por tanto, le ofrecen temáticas adultas, algo que la TV chilena lleva descuidando hace tiempo. En las series que hemos visto (por Fox, Showtime, HBO, FX, Sony, ABC, etc) hay una inteligencia al momento de tratar al espectador y también hay una mayor libertad creativa para productores y directores. Aunque en varias series está el personaje típico, éste es llevado un poco más allá, siendo dotado de características físicas o psicológicas que se van uniendo a un guion muy bien trabajado; esto ha cambiado las reglas de la televisión, ha cambiado sus códigos, y la tv chilena simplemente no se ha podido adaptar y continúa mostrando programas de concursos con rostros obligados a hacer el ridículo, teleseries con personajes que aparentan ser del día a día pero que están sobredecorados con características burdas, y el siempre recurso simplista de mostrar mucha piel, mucha ducha, mucha cama……y los niveles de audiencia, históricamente bajos, indican que eso ya no es novedad. El chileno quiere algo más en pantalla.

Y ese algo más lo estamos buscando afuera. Las mismas teleseries turcas son un ejemplo de que ya no nos atrae “lo chileno”, y ante la variada oferta en el cable e internet no hay donde perderse. Las series no tienen problema en saltarse la estructura típica de la tv, esa que te “obliga” a ir a largas tandas comerciales o a mostrar 25 minutos del capítulo anterior sólo para alargar el metraje. En las series gringas, y ojo con las europeas que son una obra de arte a nivel de fotografía y producción, vemos una línea argumental más variada, lo que obliga al espectador a hacerse fiel, a estar concentrado.

¿Es sorpresiva esta debacle en la tv chilena? Diría que no. Todo esto empezó hace tanto tiempo y es increíble que los mandamases de los canales no lo hayan visto venir. Cuando canal 13 exhibió “Lost”, años atrás, tuvo sintonías históricas, y eso que la serie se tuvo que ajustar a la rigidez estructural de antaño. En esos años fue capaz de crear fans, conversación, reflexión. El camino fue enseñado, pero nadie lo vio o nadie fue capaz de comprenderlo.

Podemos hablar mucho de True Detective, Leftovers, Dowtonwn Abbey, The Knick, The Strain, The Killing, The Walking Dead, Gotham, Homeland, American Horror Story…etc, etc….series tan distintas pero tan valiosas porque le dan al espectador la sensación de ser el dueño de la TV; el chileno está buscando, en las series, la posibilidad de dominar la narración, de dejar de lado el identificarse con los estereotipos que nos muestra la tv local, sin contenido adulto y que en muchos momentos rozan lo burdo.

Cuando en Chile, los cerebros de los canales comprendan que ahora es otro el concepto de industria se podrá trabajar en guiones mejores y en propuestas que tengan un valor. Y cuidado, que aparte de HBO, FX, Sony, Showtime etc, está el fantasma que crece a cada instante y que es el de internet, donde Netflix y Amazon ya lograron que HBO entendiera que no le basta ser un canal de cable y provocaron que ya anunciara su servicio streaming para 2015.

La nube negra parece continuar por un buen rato en el cielo de Bellavista hasta que no se comprenda que este es el momento para empezar a resurgir, este y no otro, pero de la mano de propuestas de valor que involucran mirar al telespectador de otra forma.

Sitiocero Cultura

 

Compartir

Alguien comentó sobre “¿Influyen las series del cable e internet en el desplome de la TV chilena?

  1. Creo que Netflix ha jugado un rol trascendental en este cambio de cultura televisiva en Chile. De hecho, y como ejemplo, ya he oído a gente que está “Netflixeando” en sus casas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *