Compartir

James Bond no es sólo un ícono del cine, es un método. Claro, porque cuando te cae en las manos moldear la historia de este personaje debes seguir ciertos patrones que vienen adheridos al mismo. Y Si hay algo que me gustó de “Casino Royale” y “Skyfall, las Bond de Daniel Craig, es que seguían esas reglas de manera dinámica y con mucha originalidad, lo que elevó la saga a otra dimensión.

No puedo decir lo mismo de “Spectre”. Es la típica película sin sentido; por un lado, se siente un magnetismo vivo con el estilo visual y la música genial, pero al mismo tiempo hay un desequilibrio cuando vuelve a los clichés arcaicos de 007 que tanto desgastaron a la franquicia, y que no encajan con el Bond de Craig. Con esa evidencia en la mesa igualmente Sam Mendes (“American Beauty”, “Skyfall”) no se arriesga y decide devolver a James Bond al esquema convencional del cual lo había sacado. Destacamos la rigidez estoica de Craig, su poco de humor y algunas secuencias de acción que lucen trepidantes, pero que en el resumen final no proporcionan el nivel de emoción que sus predecesoras establecieron desde “Casino Royale”. La secuencia de apertura de la película, ambientada en el Día de los Muertos en México, marca el tono de esta nueva aventura en el aspecto visual y musical. Debe haber sido una escena terriblemente cara y es una de las mejores cosas que muestra la película, la que tiene, eso sí, una factura impecable. Como siempre en Bond, lo central es lograr buenas escenas de acción y en este caso se logra una perfecta coreografía.

La figura femenina es otro pilar fundamental en cualquier 007, pero en “Spectre” es incomprensible la participación de Mónica Bellucci, la que queda relegada a un papel anecdótico, mientras que quien es realmente la chica Bond es la genial Léa Seydoux, actriz llena de recursos, pero que acá igualmente se demora en hacer acto de presencia; cuando le toca salir a escena su carácter es muy débil, excesivamente vulnerable y carece de química con Bond. Lo que sí rescato es el hecho de que Mendes le dio más participación en la acción a uno de mis actores favoritos, Ben Whishaw, junto con acertar con Naomie Harris en varias subtramas. Incluso, hasta Dave Batista posee un buen rol. Aun así, el guion no logra un correcto desarrollo y siempre es superficial, con más preguntas que respuestas y sin esclarecer lo que se expone.

Pero el punto que me dejó profundamente enojada fue el poco aprovechamiento del talento de Christoph Waltz. Quizás, “Spectre” no era la película para un villano de las características que el actor alemán posee. La historia de su personaje es simplemente terrible y no hay mucho cerebro en su construcción, y la conexión que tiene con 007 nace de un motivo  que no se sostiene. Además, tiene poca presencia y sus acciones parecen el trabajo del malo de los comics. Resumiendo, queda ubicado por debajo de Javier Bardem, quien fue el villano de ‘Skyfall’, y es una lástima por el tremendo talento del alemán.

Es cierto que ya son 24 entregas pero en esta oportunidad el equipo no salió de su zona de confort, no arriesga en nada; Mendes puso piloto automático y esta versión podría ser sustituida por cualquier otra. El equipo sabía de las altísimas expectativas pero da la sensación de que necesitaban dar el mensaje de “final de ciclo”; hay pasajes de la película que se hacen muy largos, en un metraje excesivo. Imponentes escenarios son sello y se mantuvieron, pero hay un desgaste evidente en Daniel Craig, hay abuso de diálogos tontos, talentos desaprovechados, lo que marca un desequilibrio con la grandilocuencia de varias escenas. Se detecta también un espíritu de crítica hacia la vigilancia a la que estamos contantemente sometidos; buena idea, pero en el guion de Bond esas reflexiones están fuera de contexto.

Si es fan de 007 la va a pasar muy bien igual, yo no podría decir que la pasé mal, hasta me sentí complicada con el hecho de calificarla de medianamente entretenida, porque en rigor es una película muy muy torpe y que reclama innovación en la franquicia.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *