SITIOCERO

Victoria Uranga HarboeMalucha PintoHernán DinamarcaMauricio TolosaMariluz SotoAndres RojoCarolina CádizAlberto Fuentes CecereuRene NaranjoAlejandra YermanyPatricia MoscosoJuan RodesFesal ChaínJosé Manuel VelascoJuan FredesGustavo Adolfo BecerraDavid MartínezAntonieta DayneJosé Luis ArredondoMacarena Polanco

La importancia de mantener las tradiciones por medio de las artes y oficios

Carolina Cádiz Publicado: 9 diciembre, 2011

 

Desde siempre el arte ha sido un canal para vincular el imaginario personal con el mundo que nos rodea, estableciendo paradigmas y rompiendo estructuras sociales. El trabajo artesanal es una forma de mantener y perdurar las relaciones que tiene el hombre con su hábitat y con el ambiente ecológico humano.

Las artes aplicadas conjugan la capacidad de abstracción simbólica con la utilidad en la vida de las personas, es un lenguaje intermedio entre la sensibilidad conceptual y la materialización instrumental. El legado cultural que nos dejan son claves en una sociedad para respetar y valorar la herencia de nuestros ancestros y la historia que se construye por medio de esta interacción generacional.

En nuestro ritmo de vida actual esta valoración ha sido depredada, el legado simbólico ha sido desplazado por la funcionalidad y la compra rápida de accesorios desechables, llaves para una estatus socioeconómico en un sistema consumista.

¿Pero, qué pasa con la construcción de saberes colectivos por medio de la relación con nuestro entorno y su expresión simbólica?

En sociedad, la labor del artesano es fundamental para vincular los procesos técnicos con la capacidad de diferenciar y simbolizar los estados de una comunidad.

El desarrollo de los oficios a través del tiempo y el legado cultural nos modelan tanto en imaginario como en identificación con nuestro pasado, cuando estos son anulados y reprimidos, se pierde sentido y los manifiestos intrínsecos de la cultura, pierden el rumbo, tal como sucedió en nuestro país al prohibirse la educación en el arte y el diseño durante la dictadura, se cerraron escuelas y los padres no traspasaron su conocimiento a los hijos porque no era una opción de vida en ese minuto. Este manifiesto junto con el desarraigo de la cultura provocó un vacío creativo en una generación que quedó impotente, ajena, sin espacio aceptado para desarrollar sus talentos y que hoy debemos rescatar y potenciar como una herencia invaluable.

Cada día hay menos respeto y mucho menos valoración por nuestra cultura y los legados generacionales, hay una sensación egoísta de otorgarle importancia a la acumulación de objetos tangibles e intangibles especialmente si son de alguna marca reconocida o si provienen del extranjero, la educación consumista nos orienta a tener, mientras que la cultura se manifiesta en muy pocos espacios e intereses en los medios de comunicación y canales de información.

La clave para rearmar nuestra historia es estar atentos a las distinciones, lo que nos hace ser quienes somos en una comunidad, el relato, las historias de antaño, los saberes generacionales y el trabajo colectivo, volver a apreciar lo que nos enseñan las madres, padres y abuelos, sentir el corazón de la gente en sus manos creativas y comprender la importancia de construir códigos, símbolos propios, encontrar lo que nos hace diferentes a otros países, reconstruir lo que nos identifica y apreciar lo que nunca debimos dejar de hacer: observar, percibir, distinguir y construir nuestras raíces.

La fotografía pertenece a José Andrés Aguilera.

En twitter @caropaz_ 



8289 Personas han leído este artículo

6 Comentarios

  1. laura ha comentado

    Estoy de acuerdo con ustedes

  2. Pingback: Diseñar para construir y aportar a nuestra identidad social | SITIOCERO

  3. Patricia MoscosoPatricia Moscoso ha comentado

    Muy de acuerdo Carolina con tu definición sobre el trabajo artesanal . Recuerdo especialmente a un artesano mapuche de Villarrica que nos hablaba del respeto que debía tenerse ante la madera- frente a sus vetas que mostraban el paso del tiempo, la dirección de los vientos- antes de intervenirla.. Pero ese respeto – que hace de su trabajo casi un acto de meditación- conlleva también un tiempo de elaboración que hoy pocos están dispuestos a pagar. Y si no hay una conciencia colectiva básica para la construcción de un imaginario, esas tradiciones sencillamente se pierden. Alguien dijo que a causa de tanto terremoto no sabemos reconocer patrimonio. Algo avanzamos en las ultimas décadas; tenemos que ocuparnos de que no se pierda y artículos como el tuyo son una forma de contribuir a eso.

  4. Pingback: Carolina Cádiz » Blog Archive » De las artes aplicadas a la comunicación digital

  5. Pingback: De las artes aplicadas a la comunicación digital. « carolinacadiz

Escribe un comentario

Los campos marcados con * son requeridos