SITIOCERO

Victoria Uranga HarboeMalucha PintoHernán DinamarcaMauricio TolosaMariluz SotoAndres RojoCarolina CádizAlberto Fuentes CecereuAlejandra YermanyPatricia MoscosoJuan RodesFesal ChaínJosé Manuel VelascoGustavo Adolfo BecerraDavid MartínezAntonieta Dayne
Semana 170

Carta abierta a Herman Chadwick, presidente del Consejo Nacional de Televisión (CNTV)

Juan Carlos Berner Publicado: 24 septiembre, 2012

Señor Herman Chadwick Piñera

Presidente del Consejo Nacional de Televisión

De mi consideración.

Hace algunos días comentó a través de los medios de comunicación, que el Consejo que ud. preside tendría su propio canal de TV, una vez que la digitalización de este medio esté en vigencia, lo que permitiría que se viera en televisión abierta, es decir, de libre acceso para todos los chilenos.

Los contenidos de este canal serían educativos y culturales, y el financiamiento vendría de los fondos que actualmente tiene Novasur, franja educativa que hoy se transmite por canales de TV cable como TV Senado. Este fondo equivale a $ 900 millones anuales. Como complemento, el CNTV podría agregar parte de los $ 4.000 millones que cada año da para la producción de programas de calidad. Esto, ocurre mientras en el Senado se está cerrando el trámite de la ley de TV digital, proceso que increíblemente, como lo dejó claro el editorial de La Tercera del 10 de septiembre, no deja contentos ni a los canales de TV, ni a las organizaciones ciudadanas que buscan mejorar la calidad de la televisión. Por ejemplo, la Mesa de Ciudadanía y TV digital (www.ciudadaniatv.cl) había solicitado que en el directorio del CNTV hubiese participación ciudadana, uno de los tantos puntos que la nueva ley no tomó en cuenta.

Si bien es cierto que sus intenciones son más que loables, creemos que están lejos de lo que Chile necesita en materia de televisión pública. El Movimiento Por una TV educativa lleva más de dos años trabajando para que exista un canal de televisión público con contenidos educativos de alcance nacional, y creemos que es necesario un proyecto equivalente al que tienen los países líderes en educación mundial, como el Canal EBS en Corea del sur (que tiene no una, sino cinco señales) o la NHK de Japón. Para que mencionar la BBC de Inglaterra, ícono de la TV de calidad en el mundo entero. ¿Tema de países ricos? Por cierto que no. Argentina ya tiene dos canales educativos estatales, con gran reconocimiento de público y millones de dólares al año de presupuesto (“Encuentro” y “Paka-paka” se llaman estos canales).

Llevar a cabo la propuesta del CNTV, con el financiamiento que usted propone, sería hacer las cosas a medias, pues el canal educativo que Chile necesita debería tener un presupuesto similar al que hoy tiene cualquier canal nacional de televisión abierta (como TVN). De hacer  lo contrario, el canal propuesto no tendrá la calidad necesaria, ergo, los televidentes no lo verán y los detractores de la TV cultural rasgarán vestiduras; dirán (como Jaime de Aguirre, director de CHV) “que la TV educativa es cosa del pasado, que la gente ya no quiere ver eso”, a pesar de que todas las encuestas dicen lo contrario.

Efectivamente, el público ya no quiere la TV educativa de los años 80, pero sí exige ver TV cultural y educativa acorde al siglo 21, que bien hecha, puede tener gran éxito de rating. Algo que ya saben los creadores del programa educativo islandés “Lazy town”, uno de los shows televisivos más exitosos de la historia. Si en Chile hay un Canal de TV educativo, este debe tener una institucionalidad (con edificio corporativo, estudios, etc.) y equipos humanos y técnicos de primer nivel. Y afortunadamente en nuestro país existen esos profesionales.

También le pedimos que evalúe con calma los aspectos legales y políticos que el canal que propone va a suscitar . Estoy seguro que a ANATEL no le importa que Novasur, una franja de dos horas diarias, y que la mayoría de los chilenos (lamentablemente) desconoce, esté en manos del CNTV. Pero un canal de TV abierta es muy distinto; se podría ver muy feo que el organismo que fiscaliza y regula los contenidos de los canales tenga su propio medio. Salvo que la ley sea muy clara respecto de cómo hacerlo.

Aplaudimos su propuesta señor Chadwick, creemos que va en la dirección correcta, pero estamos convencidos que no es posible cambiar la educación chilena si no cambiamos la TV. Si ud. está dispuesto a liderar algo así, el Movimiento Por una TV educativa, que congrega ya a miles de personas, lo apoyará con todas sus energías.

Queremos cambiar la historia de la TV chilena y tener una televisión que sea un paradigma para el resto de los países. Hagámoslo bien entonces.

Atentamente.

Juan Carlos Berner

Director Movimiento Por una TV educativa

www.porunatveducativa.cl



840 Personas han leído este artículo

Escribe un comentario

Los campos marcados con * son requeridos