SITIOCERO

Victoria Uranga HarboeMalucha PintoRebeca Araya BasualtoMauricio TolosaMariluz SotoAndres RojoCarolina CádizAlberto CecereuAlejandra YermanyPatricia MoscosoFesal ChaínMagdalena RosasJosé Manuel VelascoJuan FredesGustavo Adolfo BecerraSergio ArévaloMaría del Pilar ClementeCarolina FerreiraVerónica Grünewald

Gobernar la comunicación

Mauricio Tolosa Publicado: 4 octubre, 2016

Gobernar viene del griego kybernán, que significa manejar el timón del barco para conducirlo hacia el rumbo deseado. Aplicado a la comunicación sería como liderar un barco en el que la tripulación y los pasajeros son personas y comunidades diversas a las que tenemos que escuchar, conocer y respetar, y a las que anhelamos integrar tomando en cuenta sus culturas, intereses y objetivos, creando acuerdos y situaciones que hagan más felices y mejores a todos los navegantes —permanentes y ocasionales— y también a aquellas poblaciones con que se encuentren durante el viaje.

Comunicándonos construimos el mundo.

A través de la convivencia las comunidades crean acuerdos tácitos y explícitos que constituyen mundos compartidos y maneras de habitarlos que definen en gran medida las posibilidades de realización de las personas que las constituyen. La interacción de miradas y experiencias diferentes hace que esos mundos sean siempre más amplios y ricos que aquellos de cada miembro por separado.

Siempre comunicamos.

Las relaciones comunicativas suceden entre personas completamente distintas unas de otras, en cuanto sus desarrollos de vida y su identidad presente, pero que comparten toda la historia común de la humanidad, desde los primeros gestos y palabras que nos separaron del mundo natural y al mismo tiempo nos unieron indisolublemente con todos los seres de nuestra especie. Esas relaciones atañen siempre los ámbitos narrativos, emocionales y conductuales que forman la comunicación humana.

Somos lo que comunicamos.

Las comunidades y los mundos que habitan están en permanente cambio, creando nuevas configuraciones internas, con otras comunidades y con las tramas comunicativas que las envuelven. La intensidad de esos cambios puede producir desacoples narrativos, emocionales o conductuales o una mezcla de ellos que derivan en insatisfacciones, conflictos y crisis que pueden incluso poner en riesgo la sobrevivencia de una comunidad.

Vivimos en la comunicación.

El gobierno del barco debe cuidarse durante todo el viaje y no solo en el momento del embarque o del zarpe. Gobernar la comunicación es preservación y cambio, velando siempre por cuidar la relación con el entorno y porque las dimensiones narrativas, emocionales y conductuales estén alineadas. Gobernar la comunicación requiere enriquecer y revitalizar continuamente las comunidades que cuidamos y los mundos que ellas habitan.

Creemos comunidad: en Twitter @mautolosa y en Facebook

2035 Personas han leído este artículo


Escribe un comentario

Los campos marcados con * son requeridos