SITIOCERO

Victoria Uranga HarboeMalucha PintoHernán DinamarcaMauricio TolosaMariluz SotoAndres RojoCarolina CádizAlberto Fuentes CecereuRene NaranjoAlejandra YermanyPatricia MoscosoFesal ChaínMagdalena RosasJosé Manuel VelascoJuan FredesGustavo Adolfo BecerraAntonieta DayneMaría del Pilar ClementeJosé Luis ArredondoMacarena Polanco

Cabeza, corazón y cuerpo, trilogía aplicada al diseño

Mariluz Soto Publicado: 15 agosto, 2012

El diseño está en todo, en aquello con que nos relacionamos tanto los objetos como el entorno, productos y servicios. Todo es resultado de un proceso creativo que luego de la exploración y la investigación determina cual es la función específica y el rol que desempeñará en la sociedad y en su relación con las personas.

Hace algunos años en un laboratorio de comunicación Thot conocí la trilogía cabeza, corazón y cuerpo, en ese momento descubrí una nueva manera de mirar y habitar el mundo. Como diseñadora, comprendí que diseñar no comienza en la ideación y desarrollo de los productos y servicios, sino que en la observación constante de las personas, de sus sistemas de relaciones y en la manera en que habitan el mundo dependiendo las comunidades que habita y que habitó.

Observar a las personas desde esta trilogía nos permite tener una mirada mucho más integra y en sintonía con el propósito principal del diseño: servir a las personas desde la armonía y amabilidad con el entorno. Comprender un escenario cultural de una comunidad interactuando en un espacio determinado y que la percepción de una persona o comunidad depende de sus experiencias previas y sus distinciones, conocerlas permite diseñar centrados en la persona.

En el diseño, la trilogía está presente desde la creación hasta el desarrollo conceptual y técnico, encontramos los factores cromáticos, por ejemplo, como determinantes en la provocación y conducción emocional. Las formas y la disposición de los elementos que componen, generan ritmos y centros de interés visuales. En el caso de los servicios generar una experiencia al cliente que definirá la relación y la acción, la representación que se creará sobre la marca que ofrece el servicio y la conducta que provocará por consecuencia de lo percibido y vivido. La jerarquía visual, la estructura y la guía de lectura y miradas a partir de los pesos visuales, de las tensiones generadas y  la distribución de la información como parte de un todo, es una ingeniería de las formas y espacios que permiten construir puentes hacia las necesidades de las personas. El diseño no es sólo la forma, es también la información que ofrece y de qué manera ésta puede ser de utilidad o un mero adorno que sustenta y justifica una estética.

Cabeza, corazón y cuerpo desde el análisis hasta la materialización de ideas. Proponer la trilogía como punto inicial, final y presente en cada producto y servicio. Diseñar a partir de aquello que queremos provocar y entregar como beneficio a la persona o comunidad de destino es la columna vertebral y ética del diseño.



2229 Personas han leído este artículo

1 Comentario

  1. Pingback: Comunicación para el corazón | SITIOCERO

Escribe un comentario

Los campos marcados con * son requeridos