SITIOCERO

Victoria Uranga HarboeMalucha PintoRebeca Araya BasualtoMauricio TolosaMariluz SotoAndres RojoCarolina CádizAlberto CecereuAlejandra YermanyPatricia MoscosoFesal ChaínMagdalena RosasJosé Manuel VelascoJuan FredesGustavo Adolfo BecerraSergio ArévaloMaría del Pilar ClementeMacarena PolancoCarolina FerreiraVerónica Grünewald

Dar un teléfono a un niño es como mandarlo a la calle

César Palacios Publicado: 3 abril, 2016

¿Sabías que la edad mínima para usar Whatsaap es 16 y Facebook 14?

El  susto causado esta semana en las redes sociales hizo sonar la alarma de los padres de chicos en edad escolar en relación a la popular aplicación SimSimi. Esto generó un debate en el programa Tribuna, emitido por Paraguay TV, con la participación de Diego Meza del CertPy, Equipo de Respuestas ante Incidentes Cibernéticos de la Secretaría Nacional de Tecnologías de Información, Senatics.

El representante de Senatics de entrada fue enfático al señalar que,  “SimSimi esta estigmatizada  y en realidad se trata de un bot virtual. Uno va haciendo preguntas y la aplicación va respondiendo de acuerdo con las preguntas que uno hace, pero es solamente una base de datos que data de más de 10 años donde se van acumulando preguntas y respuestas para que un ser humano pruebe la inteligencia artificial. ¿Qué tan inteligente es esta aplicación? ¿Cuánto me puede durar una conversación coherente con este robot?  A partir de ahí uno se engancha con la aplicación.Leíamos que había un red de pedófilos, a nosotros no nos costa y tampoco sabemos de dónde surgió el rumor, pero surgió y no es así. Se trata de un bot virtual que va conversando y va respondiendo y a veces te acierta porque era una respuesta predeterminada de la aplicación. Está catalogada como una de las aplicaciones más absurda de internet”.

Por su parte, Mario Velázquez, de la Fundación de Protección On Line y docente, hizo una contextualización “para que los adultos puedan entrender un poco mejor vamos a tratar de usar una analogía: anteriormente hablábamos de la caja boba (Televisión), que era la niñera de la casa donde los padres encendían la Tv y dejaban a los chicos frente a ella. Recuerdo cuando era menor mi mamá me decía ya son las 08 de la noche, apaga la Tv y anda a dormir. Ahora los padres pueden decir la misma cosa y el niño agarra su celular y se va a su cuarto a chatear hasta las 12:00 de la noche en internet. La herramienta de por sí es buena, pero los padres dejaron de ser tutores en relación a algo que la mayoría de ellos desconoce.

Un dato sumamente importante que se mencionó en el programa es que las leyes norteamericanas cuando piden a ios usuarios información estándar o información personal como correo electrónico o edad, deben ser mayores de 13 años. En Twitter 13, en Facebook la edad mínima es de 14 años, la aplicación SimSimi es para mayores de 17 y Whatsapp es para mayores de 16 años, estas son limitaciones de las propias plataformas. La mayoría de los niños descargan aplicaciones fáciles de utilizar y los padres no saben que aplicaciones tienen los niños en sus celulares. Pero no se trata solamente de legislar o basarnos en los límites de la propia herramienta sino que también poner las normas de la casa.

Que hacer ante esta situación?

Para el responsable de la Senatics, “tenemos que ser conscientes que darle un teléfono a un adolescente o niño es lo mismo que ponerle en la calle al acecho de los problemas que eso significa. En la calle hay gente buena y gente mala, hay gente que te puede extorsionar, gente que te puede hacer bastante daño o te puede hacer bien. Partiendo de esta base lo que queda a los padres es concientizar a sus hijos, hacerles presente todos los riesgos que implica exponerse por ejemplo a una red social como  Twitter o Facebook. Primero tienen que estar conscientes los padres de que sus hijos están utilizando estas redes sociales porque seamos realistas mucho antes de los  13 o 14 años un adolescente ya tiene un perfil en Facebook, Twitter e Instagram. Debemos, por ejemplo, concientizar a los niños y adolescentes que detrás de un perfil puede haber alguien que no sea quien dice ser. Concientizando, haciendo presente a los niños y adolescentes de que no todo lo que está en internet es maravilloso y que no todo lo que se lee en internet es cierto. No todo los que hay en internet puede ayudar; puede haber cosas que pueden hacer bastante daño sicológico”.

Programa Tribuna ¿Hasta que punto los adultos somos responsables?

Programa Tribuna ¿Hasta que punto los adultos somos responsables?

Las tres problemáticas más grandes que tienen los adolescentes son el Grooming, el Sexting y el ciberbullying que es una realidad que vivimos y vive el mundo. La diferencia entre el ciberbullying y el bullying está en que, por ejemplo, todos sufrimos bullying en el colegio, pero en el bullying que nosotros sufríamos no intervenía la perpetuidad de internet.

Sobre este tema, Velázquez señaló que: los delitos, como por ejemplo la pornografía infantil, suceden dentro y fuera de internet. Debemos saber que con las fotos normales crean una huella digital de una persona. Cuando hablamos de calumnias o usurpación de identidad es porque hay personas que crean perfiles de sus hijos como por ejemplo en Twitter para su hijo que tiene un año. Entonces, estamos creando un perfil digital que es como una huella digital de la cual debemos ser conscientes.

El Grooming es una práctica de acoso y abuso sexual en contra de niños y jóvenes que, en la mayoría de los casos, sucede a través de las redes sociales. Afortunadamente, evitar que esto suceda es muy fácil, basta con tomar medidas de prevención y seguridad de navegación en Internet.

El Sexting es el envío de mensajes, fotos o videos de contenido sexual por medio de teléfonos celulares. Evidentemente, esta práctica tiene muchos riesgos, y por eso también se ha extendido el uso de aplicaciones que prometen destruir el mensaje pasado un tiempo determinado (ej:Snapchat) .

El ciberbullying es el uso de los medios telemáticos (Internet, telefonía móvil y videojuegos online principalmente) para ejercer el acoso psicológico entre iguales. No se trata aquí el acoso o abuso de índole estrictamente sexual ni los casos en los que personas adultas intervienen.

Sin duda los padres debemos ser mucho más conscientes que la tranquilidad de entregar un teléfono celular o una tablet a nuestros hijos menores, puede significar un peligro tan grande como dejarlo solo en la calle sin ninguna protección.

828 Personas han leído este artículo


Escribe un comentario

Los campos marcados con * son requeridos