SITIOCERO

Victoria Uranga HarboeMalucha PintoRebeca Araya BasualtoMauricio TolosaMariluz SotoAndres RojoCarolina CádizAlberto CecereuAlejandra YermanyPatricia MoscosoFesal ChaínMagdalena RosasJosé Manuel VelascoJuan FredesGustavo Adolfo BecerraSergio ArévaloMaría del Pilar ClementeCarolina FerreiraVerónica Grünewald

Declaración de Valores de la Democracia

Eduardo Yentzen Publicado: 2 octubre, 2017

¿Qué buscamos aún?  ¿Podemos hacer un bien?
Para  ubicarnos: perdimos la democracia y la recuperamos.
La que tenemos la semi/valoramos.
¿Tenemos alguna otra utopía que una buena democracia?

Yo no la tengo porque ella lo permite todo.
Su esencia es administrar la convivencia general y dar espacio a las  convicciones particulares. Toda convicción puede llegar a ser mayoría. Su misión es cautelar que las convicciones particulares en su confrontación no rompan la democracia. Éstas la rompen cuando por ejecutar su convicción particular están disponibles para violentar los procedimientos democráticos. De otro modo, dispuestos a -siendo minorías- definir la vida de la totalidad a través de actos de fuerza.

Ahora bien, todo el tiempo las convicciones particulares están queriendo ocupar su fuerza para imponerse: la fuerza del dinero, la del control de los medios de comunicación, la de la organización intermedia, la del resquicio legal, la del control del Estado, la de transgredir lo legal, la de imponer leyes con respaldos manipulados, etc.

Esta es la tensión permanente de la democracia, porque por ser ésta un espacio de convivencia del todo, todas las partes se sienten insatisfechas con el pedazo que les toca –es decir, con el alcance parcial en la realización de sus convicciones.

La fuerza de la democracia, para poder mantener la convivencia tolerante del todo, tiene que ser superior a las fuerzas de las convicciones particulares y por tanto parciales.

Un nombre para esa fuerza superior son los valores. La particularidad de un valor es que su cumplimiento es deseado y no impuesto. Un valor impuesto es una distorsión del sentido del valor: yo valoro.

Es desde esta idea que surge la propuesta de crear  una Declaración de Valores de la Democracia; es decir, un compromiso con los valores de convivencia que deseamos cumplir.

Este proceso lo estamos llevando en el sitio www.democraciavalorica.cl, y en ella está alojada una propuesta de Declaración que se invita a analizar artículo por artículo, adhiriendo o rechazándolos, proponiendo modificaciones, o proponiendo artículos que considere se debieran agregar. Está planteado como una construcción ciudadana.

Estos valores declarados aspiran a ser el contrapeso de las ‘fuerzas fácticas’ de todo orden que en el día a día de la democracia no toleran los procedimientos democráticos que permitirían que el bien común se pronuncie.

165 Personas han leído este artículo


Escribe un comentario

Los campos marcados con * son requeridos