SITIOCERO

Victoria Uranga HarboeMalucha PintoRebeca Araya BasualtoMauricio TolosaMariluz SotoAndres RojoCarolina CádizAlberto CecereuAlejandra YermanyPatricia MoscosoFesal ChaínMagdalena RosasJosé Manuel VelascoJuan FredesGustavo Adolfo BecerraSergio ArévaloMaría del Pilar ClementeCarolina FerreiraVerónica Grünewald

La educación sexo_mental

Patricia Moscoso Publicado: 14 mayo, 2016

¿Chilean Day?

Noo; la marca de Chile son los cafés con piernas. Y aunque tengamos una Presidenta que hable de corrido en el idioma nativo, en Londres, en las guías turísticas seguirá comentándose este peculiar hábito de los chilenos mirando los muslos y algo más de mujeres (des) vestidas para exhibir sus curvas.

Y es que una de las grandes inconsistencias del alma nacional, por favor permítanme ser un poco cursi, se da entre las ganas de ser progresistas y las prácticas machistas de todos los días.

En abril acompañé  a hacer un trámite en el centro a una amiga que vive en Estocolmo . Como a las diez y media quisimos tomarnos un café; tuvimos que recorrer unas siete cuadras desde Huérfanos con Amunátegui, explorando también calles paralelas, para encontrar un café “sin piernas”. “Ni loca entro ahí” dijo mi amiga “en Suecia no se ven esas cosas”. Y por más que que le explicara (inconsecuencia la mía, pero tenía ganas de ir al baño) que ahí se tomaba buen café y que las chicas ahora estaban más vestidas, no hubo caso. Su asombro fue mayor aún al constatar que el perímetro que rodeaba al Juzgado tenía la mayor abundancia de estos establecimientos.“Claro, por eso las leyes son tan machistas”, alegó.

Menos mal que no le tocó ver el titular del diario La Cuarta sobre un femicidio, hace un par de meses (La mató por amor) pensé. Aunque el tratamiento mediático, por acción u omisión sigue más o menos en la misma línea. Puede resultar majadero decirlo, pero me resulta más pesado obviarlo. Por ejemplo, el domingo pasado, durante la entrega de los Premios Pulsar para la música popular , una de las ganadoras denunció el acoso sexual contra las mujeres en el ámbito de la música. Mariel Mariel (que se apellida Villagra) tras agradecer emocionada explicó que vivía en México hace años y que una de las razones por las que dejó Chile fue porque, tras hacer una denuncia de acoso sexual contra uno de los profesores de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile, donde estudiaba, aunque se le prometió un sumario luego fue expulsada. Busqué información al día siguiente en diarios nacionales (la entrega de premios fue transmitida por televisión, en La Red) y no encontré nada .

Para muchos la palabra acoso resulta fuerte, exagerada e incluso desmedida. Es lo que se dijo, cuando un grupo de jóvenes mujeres comenzó a impulsar un proyecto de ley contra el hostigamiento sexual en las calles. ¡Pero cómo ¿sancionar el piropo?  si eso es tan propio del ser chileno! fue casi el clamor popular. Entonces ellas tuvieron que defenderse: una cosa es el piropo y otro la lascivia. Así lograron que se incluyera como acoso “los piropos de connotación sexual directa, silbidos, ruidos, bocinazos, exhibicionismo, masturbación pública, presión de genitales o tocamientos, ya sea en los transportes públicos como en la calle”.

Siete diputadas de distintos partidos (desde el PC a RN) y tres diputados presentaran el proyecto de Ley de Respeto callejero en 2015 y este año lograron apoyo  unánime. Pero, así como se aprobó en primera instancia este proyecto, cuando la Ministra de Minería, Aurora Williams planteó que las empresas que participarían en Expomin (la mayor feria de venta de maquinarias para la Minería) deberían abstenerse en usar mujeres como cebo para atraer compradores ardió Troya. La Ministra , que bien conoce esta área porque ha trabajado  hartos año en empresa mineras, dijo que tal vez Codelco podría reconsiderar su participación en la Feria y que ya era tiempo de que las mujeres fueran respetadas en las actividades mineras por su aporte profesional.  Y, oh: ¿qué hicieron los canales de televisión? Mostraron a las curvilíneas promotoras “alegrando” recintos feriales con su presencia.

remolino

Promotora de camiones para minería

Sacar la venda

Así pues, pareciera haber un gallito permanente entre la intención de estar a la par de los países progresistas – países que además demandan normas comunes en temas como la equidad de género- y el porfiado ethos que lleva por otro camino. Es cuestión de ver las cifras de sueldos para hombres y mujeres, por ejemplo, que nos siguen mostrando como uno de los países con mayor disparidad en América latina. Eso podría explicar- pero no necesariamente-el escaso uso que han hecho los padres de familia del derecho a cuidar a sus hijos recién nacidos después del parto: en 2015 hubo 105.110 subsidios postnatales y solamente 222 fueron destinados a hombres (cifras de la Superintendencia de Seguridad Social). Hay que tomar en cuenta que tal beneficio puede tomarse durante la totalidad del postnatal o parcialmente.

Hay otro ámbito en que el machismo se presenta en forma más brutal aún y tiene que ver con las prácticas represivas aplicadas por policías: de manera constante, Lorena Fríes, directora del Instituto de Derechos Humanos ha denunciado prácticas vejatorias a mujeres detenidas en manifestaciones (estudiantes en muchos casos).

La búsqueda de la visibilización de la agresión sexual contra mujeres tiene un sustrato más doloroso. Recién ahora una de las casas emblemáticas de torturas contra mujeres bajo la dictadura de Pinochet, y que por eso fue llamada “La venda sexy”, será reconocida oficialmente como Sitio de Memoria. Beatriz Bataszew Contreras, sicóloga e integrante del colectivo femenino Sobrevivientes y siempre Resistentes ha dicho que el 95 por ciento de las mujeres que pasaron por centros de tortura fueron sometidas a vejámenes sexuales, lo que no se ha reconocido explícitamente por parte del Estado chileno pese a que la jurisprudencia internacional sí ha sentado precedentes.

¿Y en la cama?

En los años 80 Julieta Kirkwood, destacada socióloga acuñó junto a otras feministas la frase famosa: Democracia en el país y en la casa. Llevada en pendones, lienzos y pancartas se transformó en una de las poderosas consignas contra la dictadura. Ampliada a Democracia en el país, en la casa y en la cama ha seguido rodando por el mundo. No sin causar resquemores.

 

mujer_grafiti_sitio

Grafitti , Santo Domingo y Miraflores (Santiago)

La humorista Natalia Valdebenito se hizo cargo de lo que pasa en la cama durante el último Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, en febrero pasado (“La verdad es que por amor una hace cada cosa” fue su introducción al tema). Entonces también se habló de su inconsistencia porque, aun cuando se declaró feminista, en su rutina mostró a una mujer autosometida a las conductas machistas y dispuesta todo para tener un hombre en la cama. Ella respondió que al caricaturizar dejaba de manifiesto patrones de conducta, de hombres y mujeres, de los cuales algunos entrevistados al final del show dijeron luego sentirse avergonzados. También al terminar su rutina declaró en forma clara y fuerte: es difícil hacerse respetar arriba de un escenario (sea cual sea éste). Por eso dedicó los trofeos ganados a las mujeres de Chile. “Porque nos falta mucho”, dijo. Ustedes dirán…

 

 

1043 Personas han leído este artículo


1 Comentario

  1. Carmen ha comentado

    También creo que Valdebenito, que con todo me hizo mucho reír en Viña porque es muy chistosa ella más allá de lo que hable, fue más machista que feminista con su rutina.
    La heteronorma es la que domina. Las lacri o molotov las debiesen tirar dentro de esos Cafés del centro, llenos de gente estúpida, hombres y mujeres…pero para qué tanta violencia cierto, si Chilito aguanta! y aguante las mujeres. ¿La culpa es del chancho o de quién lo alimenta? Hay mujeres (¿minas?) que les gustan que las miren por todos lados y les encanta ganarse la plata con el cuerpo cueril, ¿qué vamos a hacer con ellas? Esculpirlas aún más o escupirlas. Pero para qué tanta violencia. Si Chile (el pueblo) aguanta. Aguante la mujer. Muy bueno su escrito.

Escribe un comentario

Los campos marcados con * son requeridos